¿Cómo llegar a la montaña de 7 colores?

	¿Tienes planes para tus próximas vacaciones? Anímate a visitar este bello lugar. (Foto: Flickr)

¿Tienes planes para tus próximas vacaciones? Anímate a visitar este bello lugar. (Foto: Flickr)

Síguenos en Facebook



Redacción Peru.com12.11.2019 / 15:57 PM

Winicunca, o montaña de 7 colores, es un atractivo turístico que se ha vuelto muy popular entre los visitantes que llegan a Cusco. La impresionante montaña es un macizo con una altura superior a los 5,200 metros sobre el nivel del mar que se ubica camino al nevado Ausangate, en la provincia de Quispicanchi.

La montaña de siete colores fue descubierta al mundo debido al deshielo de su suelo a consecuencia del calentamiento global y debe su increíble coloración a la riqueza de minerales que alberga su suelo generadas por la erosión de la tierra durante millones de años, dejando estos estratos minerales tan coloridos de pigmentaciones rojizas, pardas, verdes y amarillentas.

La ruta a la Montaña Arco Iris

El viajero empieza el viaje de un día de duración saliendo en bus de la ciudad de Cusco muy temprano, por lo general de madrugada. En Cusco, cerca del coliseo Cerrado, en Huayruropata dos empresas ofrecen el servicio Sicuani-Checacupe, el pasaje puede costar 5 soles. Su paradero de destino es Pitumarca.

El trayecto lo llevará por las localidades de Andahuaylillas, Quiquijana y Checacupe, hasta llegar a Pitumarca, en la provincia de Canchis, un pueblo pintoresco del sur de Cusco.

Una vez en Pitumarca se inicia el largo ascenso de aproximadamente tres horas a pie hacia la montaña de los siete colores. Para poder ingresar, los lugareños cobran cinco soles si uno es peruano, y 10 soles si es extranjero, con el fin de solventar algunos gastos de servicios básicos que ellos mismos han organizado ante el creciente turismo en la zona.

	La impresionante montaña es un macizo con una altura superior a los 5,200 metros sobre el nivel del mar. (Foto: Flickr)
La impresionante montaña es un macizo con una altura superior a los 5,200 metros sobre el nivel del mar. (Foto: Flickr)

Los visitantes tendrán también la opción de realizar otras actividades, como montar caballos, que son ofrecidos por si no desean caminar por un largo tiempo. Habrá tramos donde los caballos no podrán ingresar, por lo que la única forma de seguir es caminando.

En el trayecto, el viajero estará rodeado de impresionantes escenarios compuestos de glaciares y numerosas lagunas. Podrá encontrar pastores con llamas, alpacas, ovejas, y distinguiremos que la fauna permite avistar eventualmente a zorros, zorrinos, huallatas, perdices, venados, vizcachas, cóndores y osqollos o gatos salvajes.

Una vez arriba, el espectador encontrará un mirador, observando la totalidad del espectacular panorama, donde resalta parte del imponente nevado Ausangate. En la cima, corre un viento fuerte y el clima es frío. Como parte del paisaje animal, uno casi siempre puede divisar vicuñas, quienes merodean cautelosas por la puna.

Luego de permanecer en la cúspide de la pendiente, se procede a regresar por el mismo camino al valle de Pitumarca, recorrido que resulta más sencillo que el anterior. Las personas podrán reponerse almorzando y recobrando energías. El paseo finaliza emprendiendo el viaje de retorno hasta la ciudad de Cusco, llegando aproximadamente empezando la noche.

Si te animaste a visitar este bello lugar, ingresa AQUÍ.



Los 10 lagos o lagunas del Perú que causan asombro por su belleza

Río Rojo: una ruta casi secreta en el mágico y milenario Cusco

Guiso de trigo: descubre la receta de este nutritivo y delicioso plato

3 lugares turísticos poco conocidos del norte chico para escaparse en pareja o con amigos

Aguadito de pollo: una sopa que cae muy bien en estos últimos días de frío

Ir a portada