Mi hermana menor siempre será mi mejor amiga

Mi hermana menor siempre será mi mejor amiga
Las hermanas siempre serán las mejores amigas. (Foto: We Herat It)

Síguenos en Facebook



Kit Steinkellner ha escrito para Hellogiggles.com un hermoso artículo sobre como su hermana se convirtió en su mejor amiga y a continuación te lo mostramos:

Ella siempre entenderá mejor que nadie todo lo que me pasa.


Ella es tu primera amiga, la persona que te enseñó lo que significa cuidar y ser cuidado por alguien que no es tu madre ni tu padre. Y no importa lo diferente que eres, pues estarán juntas para toda la vida. Ese es el poder de la hermandad, y relación tan fuerte como esta jamás podrás hallar.

Nací más de un año antes que mi hermana. Lo que significa que, prácticamente, éramos casi iguales. De hecho, recuerdo que solían confundirnos con mellizas cuando éramos pequeñas. Medíamos exactamente lo mismo, la única diferencia era que yo era morena de ojos marrón y ella rubia de ojos verdes. Nuestros padres nos vestían con la misma ropa, pero de diferente color; íbamos a los mismos lugares, nos acompañábamos siempre la una a la otra, en todo. Y, claramente, también peleábamos por casi todo.


Creo que siempre tuve ese miedo de que la consideraran más a ella que a mí, por mi apariencia y porque, claro, ella era la menor. La verdad es que nuestros padres siempre se preocuparon de darnos lo mejor a ambas por igual, sin preferencias.

Con el tiempo ambas desarrollamos diferentes personalidades. Por un lado mi hermana es mucho más extrovertida y directa; y yo soy más introvertida y calmada. Sí, admito que con los años aún existían las discusiones, pero siempre terminábamos conversando y riéndonos de todo, sin importar cuán opuestas éramos.


Éramos tan unidas e iguales que hasta compartíamos la ropa, bueno, creo que todas las hermanas lo hacen, pero nosotras, secretamente, teníamos gustos similares.

Años después nacieron mis otros dos hermanos menores, uno 6 años después que mi hermana, y el otro 13 posteriores. En ambos casos con mi hermana ayudábamos a nuestra madre a cuidar a nuestros hermanos pequeños. Aprendimos a organizar nuestros tiempos y turnarnos para los quehaceres domésticos. Aunque, claro, las peleas de hermanas siempre estaban presentes, son inevitables.

Como crecimos juntas y vivimos casi las mismas experiencias, aprendimos a valorar las cosas y a las personas que nos quieren. Siempre estamos la una para la otra en lo que sea y eso jamás ha cambiado (y lo digo aunque derrrepente vea mi blusa puesta en ella, o viceversa), hemos sabido enfrentar momentos difíciles siempre respaldándonos y entendiéndonos.

Creo que no hay mejor confidente que tu hermana, y nadie guarda con tanto recelo un secreto que le hayas contado.

Como dicen por ahí los verdaderos hermanos tienen heridas de guerra, y eso es claro, pelear con tu hermano no es lo mismo que hacerlo con cualquier otra persona. Sin embargo, así como las peleas son únicas, el tipo de amor incondicional que existe entre hermanos jamás podrá igualarse a cualquier tipo de amor. Es un cariño que supera barreras y te enseña a ser más grande con el tiempo.

Realmente, después de todo esto, si me pongo a pensar en qué momento y cómo mi hermana se convirtió en mi mejor amiga no podría decírtelo, pues aprendí y viví tanto con ella, que desarrollé un tipo de amistad único e incomparable, ese que sólo tu hermana te puede brindar.

TAMBIÉNPUEDES LEER…

- 3 tips para estimular la unión entre hermanos

- 7 cosas que demuestran que ser el hermano del medio es fantástico



Más en Mamá

Lo más visto

Ir a portada