Un joven de 16 años sacó a la luz su secreto: era niña al nacer. Durante 15 años fue criado como Natasha, pero Jon recuerda haberse sentido hombre desde los cinco. Hoy los médicos le diagnosticaron disforia de género, un estado que afecta a más de 100 niños británicos cada año.

Para Luisa, su madre, el hecho se convirtió en un trauma por tener que aceptar la pérdida de su hija, teniendo la única opción que apoyar a su hijo en medio de un tratamiento de terapia hormonal que lo llevará a convertirse en el hombre que supo era.

Su historia se tradujo en un documental denominado “El niño que nació niña”, a través de un repaso de los primeros tres meses de aquella asombrosa transformación por un tratamiento con testosterona que llevó a su cuerpo de mujer hacia la etapa de pubertad masculina.

Los cambios de voz, vello en el rostro y en el pecho, son los procesos que Jon siempre había esperado, pero a sombra de su dramática transformación, implicó que Luisa tuviera que reconocer el hecho de que su hija se había ido para siempre. El programa también muestra cómo fue la adaptación del ahora Jon ante sus compañeros de clase, ahora portando el uniforme de varón y siendo víctima de las críticas y rechazo de sus compañeros y del apoyo de su madre.