Cómo lograr un buen acoplamiento del bebé al pecho y evitar daños en la lactancia

Cómo lograr un buen acoplamiento del bebé al pecho y evitar daños en la lactancia
Se pueden realizar masajes en los senos durante la gestación, pero este acto no garantiza que la producción de leche aumente. (Foto: iStock)

Síguenos en Facebook



A poco de convertirse en madres, muchas mujeres se llenan de emoción al saber que por fin conocerán a su a su esperado bebé, pero también es el momento cuando las dudas afloran, siendo la más importante cómo podré darle de mamar correctamente y que no falte la leche durante el proceso.

Y es que la lactancia materna no solo es la mejor vía de alimentación para el recién nacido sino que mediante ella se logra formar un vínculo inquebrantable entre madre e hijo.

Uno de los motivos por los que, con más frecuencia, las mamás deciden abandonar la lactancia es el hecho de tener molestias en los primeros intentos de succión del bebé, como grietas en el pecho o poca producción de leche. Esto se debe a la falta de experiencia o dificultad del pequeño para amamantarse. Para resolver estos inconvenientes, Thanie Aroca, Coordinadora de Obstetras y Consejera en lactancia materna de la Clínica Anglo Americana, brindó a peru.com algunos consejos a tomar en cuenta.

1. “La manera correcta es bien cerca a la mamá, sin nada que interrumpa su cercanía, la carita del bebé mirando el pecho, un buen referente es alinear la nariz y el pezón, el cuerpo del bebé debe estar alineado oreja-hombro-cadera. Esta posición permitirá que el bebé olfatee, retire la cabeza hacia atrás, abra la boca y regrese al pecho cogiendo gran parte del pecho en su boca”, indicó.

2. Para aumentar la producción de leche es importante que la madre esté bien hidratada, por lo que beber abundante agua y jugos de frutas naturales también es una buena recomendación.

3. La mejor forma de lograr un buen acoplamiento del bebé al pecho es permitiendo que “sea él quien olfatee a la madre, repte, llegue al pecho, perciba el pezón, retire la cabeza hacia atrás como tomando viada, abra la boca y regrese al pecho cogiendo un gran bocado dentro de su boca. Una vez logrado esto, verificaremos que sea una prendida confortable para la mamá, es decir, no debe doler. Se evidencia la boca del bebé bien abierta incluyendo la comisura de los labios, labios evertidos y se verá más areola arriba que abajo, quedará el mentón hundido en el pecho y la nariz pegadita”.

4. Para retirar al bebé del pecho evitando daños en el pezón se debe romper el vacío de succión, para eso podemos utilizar el dedo meñique, introduciéndolo entre las comisuras de los labios, hasta romperlo y en un movimiento rápido alejar al infante y al mismo tiempo retirar el pezón.



Ver comentarios (...)

Más en Mamá

Lo más visto

Ir a portada