¿Cómo educar a nuestros hijos para fomentar la igualdad?

¿Cómo educar a nuestros hijos para fomentar la igualdad?
Los padres tienen que ser parte activa al enseñarle a sus hijos sobre igualdad. (Foto: pixabay)

Síguenos en Facebook



A veces, sin querer, los padres fomentan desigualdad entre sus hijos. Tal vez porque uno de ellos tiene mejores notas que el otro, entonces eso ocasiona que sin querer los progenitores realicen comparaciones. Hacer eso puede afectar la relación entre los menores.

Por tal motivo, Bruno Landa – Director de Consejería, Educación Superior y Relaciones Externas del Colegio Markham, brinda algunas recomendaciones para que los padres fomenten la igualdad.


Respetarnos unos a otros

Es una palabra que usamos mucho, hablamos de respeto, pedimos respeto, pero no necesariamente respetamos a los demás. Es importante el concepto, tal vez muchos puedan saber de qué hablamos, pero falta la parte en la que la ponemos en acción. Este valor se práctica en todo momento y la familia tiene un espacio importantísimo en ello, así como el colegio. Respetar implica aceptar a la otra persona con ideas diferentes, seguir las normas, comunicarse apropiadamente con los demás, no juzgar sin conocer y no estereotipar.

Ser ejemplo

Creo que los adultos tenemos una responsabilidad muy grande y olvidamos que somos observados y copiados por los más pequeños. Esto es una cadena, y si esta solo refleja rechazo, discriminación y separación; entonces lo que tendremos serán más eslabones similares.


Usar toda experiencia como oportunidad de aprendizaje

Creo que todo momento es un bueno para aprender y este proceso no solo le corresponde al colegio. Los padres tenemos que ser parte activa de este y usar cada experiencia con nuestros hijos, para hablar del trato igualitario a las personas, no importando la edad, la raza, la condición física o mental, la religión, el género, la condición social, el país de procedencia, etc.

Seamos inclusivos

En ocasiones actuamos como nos enseñaron, observamos o nos dijeron que deberíamos hacerlo. Pero esos mensajes tenían muchas barreras y separaciones, estaban marcados en la incidencia de las diferencias, en ser más que otros, en la división y en la discriminación. No hemos buscado la coincidencia, la similitud, lo positivo de pensar distinto, en la conexión, en la fuerza de ser unidos.




Más en Mamá

Lo más visto

Ir a portada