21 cosas que una mujer aprende al convertirse en tía

21 cosas que una mujer aprende al convertirse en tía
Ser tía es fantástico. (Foto: Difusión)

Síguenos en Facebook



Teresa Donoso ha escrito un artículo para Upsocl.com sobre las cosas que una mujer aprende cuando se convierte en tía y todo lo que ello involucra. A continuación te lo mostramos:

Es claro que ser madre debe ser una de las cosas más importantes que puede llegar a vivir una mujer, pero en mi caso y debido a que soy la menor, hay un hito en mi vida que he vivido desde hace varios años y que es lo más cercano que he vivido a tener una conexión de este tipo con un niño. Son mis sobrinos, unos pequeños bebés que llegaron a mi vida a cambiarlo todo y que hoy ya son dos niños increíbles con sus propios gustos e intereses que no dejan de sorprenderme. Si hay algo que les agradezco, además de todo el amor que me han dado, es todo lo que me han enseñado a lo largo de estos años.


1. Aprendí que el paso del tiempo es sabio y que verlos crecer y convertirse en niños increíbles es una bendición

2. Aprendí que el amor realmente es inmenso e incondicional, más aún si viene de parte de ellos


3. Aprendí que sentir que pertenecemos a un lugar en particular lo cambia todo

4. Especialmente si a quien pertenezco es a ellos


5. Aprendí que esa imaginación sin límites que tenemos cuando pequeños es algo que vale la pena preservar

PUEDESVER:Mis sobrinos son el mejor regalo de mis hermanos

6. Y que, como dicen por ahí, un adulto con imaginación es un niño que ha sobrevivido

7. Aprendí que el amor realmente mueve montañas y lo cambia todo

8. Y que por ellos estoy dispuesta a hacer cualquier cosa

9. Aprendí que la risa lo cura todo, especialmente cuando reímos hasta llorar

10. Aprendí que los niños ven el mundo desde una perspectiva mucho más profunda y que muchas veces siento la necesidad de anotar esas pequeñas y hermosas frases que me dicen

11. Aprendí que con las nuevas generaciones tenemos una nueva oportunidad: la oportunidad de enseñarles a no cometer los mismos errores que nosotros

12. Aprendí que ellos nunca olvidan nada (y que lo que recuerdan siempre es lo esencial). Es una característica que también debiésemos preservar en la adultez

13. Aprendí que pasar mis días a su lado es una posición privilegiada y que todo, absolutamente todo, pasa por algo

NO TE PIERDAS:12 cosas que demuestran que ser tía es lo mejor

14. Aprendí que debo mirarme de forma diferente

15. Y que debo ser más amable conmigo misma

16. Aprendí que no se necesita que alguien sea tu hijo biológico para que sea muy parte de ti

17. Aprendí que cuidarlos y quererlos es una segunda oportunidad para volver a acercarme a mis hermanos y hermanas

18. Aprendí que ser madre simplemente no es sencillo y me ha hecho mirar a mi mamá con más amor aún

19. Aprendí que cada momento es importante y que la vida se mueve tan rápido que es necesario atesorar cada segundo

20. Aprendí que el amor es infinito, que nunca se acaba y siempre se multiplica

21. Aprendí que tengo una posición privilegiada a su lado y que nunca, nunca, terminaré de agradecerle a la vida por la bendición que significa su presencia.



Más en Mamá

Lo más visto

Ir a portada