8 hábitos (increíblemente cotidianos) que dañan tu cerebro

8 hábitos (increíblemente cotidianos) que dañan tu cerebro
8 hábitos (increíblemente cotidianos) que dañan tu cerebro. (Foto: Thinkstock)

Síguenos en Facebook



Lima . Mientras tengas una mente saludable y en constante expansión tu bienestar estará garantizado; ahora, si por el contrario no le prestas atención a las necesidades de tu cerebro poco a poco iras perdiendo capacidades y llegando incluso a desarrollar enfermedades.

Así que lee hasta el final y descubre algunos hábitos que dañan tu cerebro y te hacen menos inteligentes

Pensar mientras estás cansada o enferma.
Estudios han demostrado que cuando estamos en un estado de cansancio extremo o nos encontramos enfermos y realizamos alguna actividad con la mente ya sea estudiar o trabajar nuestro cerebro pierde capacidades a largo plazo. Lo más inteligente que puedes hacer es descansar y recuperarte.

Comer demasiado.
Estudios han demostrado que comer en exceso dañan las arterias cerebrales haciendo que el cerebro pierda su capacidad de concentración, análisis y raciocinio. De igual forma comer demasiado es sinónimo de mala alimentación, y una mala alimentación normalmente se componen de alimentos pobres en nutrientes esenciales para el cerebro, perjudicándolo a largo plazo.

Pensar negativo.
El habito de pensar negativo hace que nuestro cuerpo segregue hormonas por ejemplo el cortisol y la adrenalina. Estás hormonas en exceso tienen un impacto negativo en nuestro organismo haciendo que éste se deteriore y enferme. La buena noticia es que a partir de hoy puedes comenzar a elegir pensamientos positivos.

Hablar sin pensar y pensar sin hablar.
Hablar y hablar sin organizar lo que estamos diciendo o la importancia de nuestras palabras hace que nuestro cerebro pierda la capacidad de organizar las ideas de forma coherente. Y pensar sin hablar hace que perdamos la facultad de conectar nuestros pensamientos con las palabras haciendo que nos cueste expresar nuestras ideas de forma clara y coherente.

No tomar decisiones.
Desde lo que decides comer hasta a donde quieres vivir son pequeñas y grandes decisiones muy importantes para tu vida. La mayoría de las personas han desarrollado el hábito de no tomar decisiones o dejar que otros tomen las decisiones por ellos. En este sentido al no tomar decisiones tu cerebro pierde la capacidad de analizar datos y establecer un criterio para determinar cuál es la mejor decisión posible.

Las quejas constantes.
Las quejas cuando son seguidas de una acción para mejorar aquello de lo que nos estamos quejando son positivas ya que te dan un sentimiento de seguridad y la certeza de que estás contribuyendo a mejorar aquello de lo cual te quejas. Ahora, si por el contrario te quejas y no haces nada, ésta actitud hace que te sientas frustrado/a y atado/a de manos, y esto trae como consecuencia que tu cerebro pierda creatividad y la capacidad de generar nuevas ideas.

No escuchar.
Escuchar = Oír, leer o ver + Interpretar. Cuando me refiero a escuchar no lo hago solo al sonido sino también al texto y al ambiente. Una persona que tiene una actitud pasiva ante lo que está oyendo, viendo o leyendo impide que su cerebro desarrolle la habilidad de análisis y comprensión. En este sentido es importante prestar atención a lo que estamos oyendo, viendo o leyendo e interpretar la información de una forma que sea de utilidad para nuestras vidas.

Conversaciones triviales o sin sentido.
Cuando hablamos y lo hacemos sin un orden aparente o un objetivo definido hace que nuestro cerebro se relaje y pierda la capacidad de buscar información relevante en nuestra memoria, organizar ideas y expresarlas de forma coherente. En este sentido es importante que tus conversaciones sean racionales y enriquecedoras, de está forma mejoraras tu capacidad de expresión verbal y razonamiento.



Ver comentarios (...)

Más en Todo Mujer

Lo más visto

Ir a portada