El presidente de Filipinas, , lanzó una fuerte amenaza a los terroristas islámicos de la agrupación , la filial de en ese país, tras conocer que fueron los responsables de la decapitación de dos marineros vietnamitas, cuyos restos fueron recuperados a mitad de semana en la isla de Basilan.

En una conferencia de prensa, un furioso Rodrigo Duterte amenazó a los yihadistas con “comer sus hígados”.

“Me comeré sus hígados, si quieren. Denme sal y vinagre y me los comeré crudos. Comeré todo. No soy quisquilloso. Yo como incluso lo que no se puede tragar”, dijo el mandatario filipino, quien ha instalado la en algunas zonas de su país para hacer frente a los grupos terroristas.

Los marineros vietnamitas víctimas de los yihadistas fueron tomados como rehenes en noviembre de 2016 junto con otros cuatro miembros de un buque de carga. El ejército de Filipinas responsabilizó al grupo Abu Sayyaf por la muerte de los dos marinos.

Se sabe que esta filial de ISIS en Filipinas decapita a sus víctimas si sus demandas de rescate no son atendidas por las autoridades.

Esta no es la primera vez que Rodrigo Duterte amenaza con ‘comer’ a los terroristas islámicos. El año pasado, el controvertido gobernante afirmó que se comería vivos a los miembros de Abu Sayyaf mientras juraba vengar la muerte de 15 personas en un bombardeo en la ciudad de Davao.

TAGS RELACIONADOS