El placer sexual fue uno de los temas en los que tanto el , como otros 200 cardenales y obispos fueron ilustrados en Ciudad del Vaticano, respecto a los secretos de un matrimonio duradero.

Ron y Mavis Pirola, casados y con cuatro hijos, explicaron a los prelados que el secreto radica en la satisfacción sexual mutua. Indicaron, de acuerdo a AP, que esa atracción los juntó hace 57 años y los ayudó a estar casados desde hace 55.

Francisco convocó la reunión en donde cinco parejas fueron invitadas para hablar a puertas cerradas con las autoridades religiosas sobre sus experiencias en una relación larga. Durante dos semanas .

“Los detalles que hemos tenido el uno con el otro, los llamados telefónicos y mensajes de amor, el modo en que planeamos nuestro día teniendo en cuenta al otro y las cosas que compartimos han sido manifestaciones expresas de nuestro afán por estar los dos en la intimidad”, expresó la pareja en una declaración conjunta.

“Gradualmente llegamos a comprender que la única característica que distingue nuestra relación sacramental de la de cualquier otra buena relación centrada en Cristo es la intimidad sexual y que el matrimonio es un sacramento sexual con su expresión más plena en el coito”, precisó la pareja.

Dichos comentarios sorprendieron a las autoridades religiosas.

“No es lo que solemos discutir los obispos”, expresó el cardenal británico Vincent Nichols. “Pero oírlo como la contribución inicial abrió, según creo, un espacio y fue un reconocimiento de que suele ser decisivo para el bienestar del matrimonio”, agregó.

Los Pirola contaron en la reunión que ocasionalmente leen los documentos eclesiásticos sobre la familia. No obstante, manifestaron que “parecen provenir de otro planeta con un lenguaje difícil y poco relevante” para sus experiencias.

El matrimonio católico también comentó la reacción de amigos devotos cuando un hijo homosexual quiso invitar a un compañero a una reunión navideña. “Ellos creían en las enseñanzas de la Iglesia y sabían que sus nietos los verían dar la bienvenida al hijo y su compañero a la familia”, contaron. “Su respuesta se reunió en: Él es nuestro hijo”.

De acuerdo al cardenal Nichols, los participantes del encuentro los aplaudieron.