Una adenda del contrato entre Pro Transporte y los cuatro operadores del Metropolitano impide a la empresa municipal sancionar económicamente a los concesionarios si estos cometen alguna falta que atente contra el buen servicio para los usuarios.

El gerente de Pro Transporte, Ítalo Fernández, explicó al que la adenda, añadida en julio de 2010, prohíbe aplicar cualquier sanción pecuniaria a los operadores en caso de hallárseles responsabilidad en un accidente u otra falta. Solo podemos aplicarles sanciones educativas, es decir, llamarles la atención”.

La adenda se fijó porque aún Pro Transporte no ha cumplido con todo lo estipulado en el contrato, es decir, construir los 7 km finales de la ruta troncal en el tramo norte, formalizar la implementación del patio norte (ubicado en un sector del parque zonal Sinchi Roca, en Comas) y atender a 700 mil pasajeros diariamente.

“Mientras eso no ocurra, se considera al Metropolitano en etapa preoperativa”, añadió Fernández. Las empresas operadoras del servicio son Perú Masivo, Lima Bus Internacional S.A., Transvial S.A.C. y Lima Vías Express.

Según el contrato, las sanciones económicas que Pro Transporte puede imponer a los concesionarios van desde 2 UIT hasta las 50 UIT. Sin embargo, la adenda lo impide.