El número de muertes en Brasil por el brote de fiebre amarilla que afecta al país subió a 394 entre julio de 2017 y el pasado 2 de mayo, según el último boletín epidemiológico del Ministerio de Salud divulgado hoy viernes por la prensa local.

De acuerdo con el informe difundido por el portal informativo G1 del Grupo Globo, se muestra un aumento de las víctimas mortales a causa de la enfermedad en comparación con el reporte anterior hasta el 17 de abril pasado (342 muertes).

En los últimos 10 meses hubo 1.257 casos confirmados de la enfermedad, mientras que otros 1.499 aún son analizados.

Brasil contabiliza los casos desde el mes de julio y no desde el inicio de cada año, porque la enfermedad provocada por mosquitos tiene una mayor incidencia durante el verano austral, que va de diciembre a marzo, y así la cifra no se divide.

Entre Sao Paulo y Minas Gerais, los dos estados más poblados del país situados en el sureste, concentran el 82 por ciento de las muertes.

Debido a la expansión de la enfermedad, el gobierno brasileño anunció en marzo pasado la ampliación a todo el país de la vacunación contra la fiebre amarilla.

Según el Ministerio de Salud, entre enero y abril de este año se repartieron 25,1 millones de vacunas contra la fiebre amarilla.

En todos los casos, la variedad detectada en Brasil es del tipo silvestre, transmitida por mosquitos de las especies “Haemagogus” y “Sabethes”, presentes en zonas boscosas.

Desde 1942, Brasil no registra casos de la fiebre amarilla de tipo urbano, que es transmitida por el mosquito “Aedes aegypti”, el vector del dengue, el zika y el chikunguña, tres virus que en los últimos años han castigado con fuerza al país.

Fuente: Xinhua