En la audiencia del juicio por el caso , el expresidente se quejó porque, según dijo, se encuentra incomunicado desde hace ocho días en su celda del penal de la Diroes, lo que considera que afecta su estado de ánimo para afrontar el proceso y su derecho a la defensa.

“Me encuentro incomunicado telefónicamente, restringido en mis visitas, esta semana no he conversado con nadie, estoy aislado totalmente. Van ocho días de incomunicación telefónica, sin proceso, arbitrariamente e inconstitucionalmente”, dijo el exmandatario a la presidenta de la Cuarta Sala Liquidadora, Aissa Mendoza.

La jueza se comprometió a consultar al (INPE) sobre su caso. El INPE cortó la comunicación telefónica de Fujimori luego de conceder, sin autorización, dos entrevistas a medios de comunicación en menos de siete días.

El procesado por la compra de la línea editorial de los diarios ‘chicha’ con el fin de apoyar su campaña electoral en 2000 apeló a su salud. “Se trata de un ensañamiento cruel e inhumano, mi integridad física está amenazada, en cualquier momento se me dispara la presión. Desde el punto de vista psíquico, me encuentro disminuido, afectado”, añadió.

El sábado 16, Fujimori declaró a Frecuencia Latina sobre el caso López Meneses, y la relación de este con el Gobierno. Días antes, se comunicó con RPP Noticias.