Francia se proclamó campeón del Mundial Rusia 2018 tras derrotar 4-2 a Croacia

	Francia y Croacia se enfrentaron en Luzhnikí por la final del Mundial Rusia 2018. | Foto: Getty

Francia y Croacia se enfrentaron en Luzhnikí por la final del Mundial Rusia 2018. | Foto: Getty

Síguenos en Facebook



Redacción Peru.com16.07.2018 / 09:24 AM

Veinte años después de lograrlo en su templo de Saint Denis, con Didier Deschamps como capitán y con Zinedine Zidane de gran figura, Francia impuso ante Croacia la ley del más fuerte para convertirse por segunda vez en su historia en campeona del mundo, esta vez en Moscú.

El coliseo del Luzhniki fue el magno escenario de un cambio de orden, quizá de estilo tras el buen gusto del juego combinativo de España en 2010 y de Alemania en Brasil 2014. En la Eurocopa 2016 Portugal le superó con esta misma medicina.

Francia lideró un modo que apuesta más por la firmeza defensiva, por el orden, el equilibrio, el aprovechamiento al máximo del balón parado y el vértigo de ese joven descarado que se llama Kylian Mbappe junto al ‘principito’ Antoine Griezmann, convertido en nuevo rey. Ya ha logrado lo que otros grandes astros como Leo Messi, Cristiano Ronaldo y Neymar, a cuya mesa quería sentarse, no han conseguido.

Croacia no decepcionó, ni mucho menos. Jugó sus armas con todo lo que el corazón le dio tras el gran desgaste acumulado, pero un tanto en propia meta y un gol de penalti señalado a través del VAR dinamitaron su moral. Con el tercer tanto, premio al buen trabajo de Paul Pogba, ya se vino abajo. La montaña era demasiado alta como para pensar en la hazaña.

Didier Deschamps cumplió con lo previsto. Formó con el once de gala, el esperado, el que tan buenos réditos le ha dado a lo largo del torneo. El del músculo en la medular, el vértigo de Mbappe, la calidad de Griezmann, el trabajo de Giroud y la firmeza atrás. El del bloque, en definitiva.

Zlatko Dalic también aportó por su equipo titular después de que en las últimas horas se hubiera especulado con la baja de algunos de los héroes, principalmente la de Ivan Perisic, determinante en la semifinal ante Inglaterra y que parecía que no llegaría a tiempo.

En el tablero del Luzhniki, por lo tanto, estaban puestas todas las primeras piezas, las que marcan los diferentes estilos y los modelos que han llevado hasta aquí a estas dos escuadras para renovar el panorama futbolístico mundial.

Deschamps y sus hombres aseguraban que habían aprendido los errores que les costaron hace dos años el título continental en casa y que ello les llevaría a su segunda corona universal veinte años después de ganarla en Saint Denis.

Dalic y su armada de irreductibles ya habían hecho historia, pero querían agrandarla y entrar en el olimpo de los campeones mundiales para escribir la página más dorada, también veinte años después de que la generación del 98 que lideraban Davor Suker, Zvonimir Boban y Robert Prosinecki se acabaran colgando el bronce tras caer precisamente ante Francia.

Pese a la teórica mayor fatiga de haber acumulado tres prórrogas, es decir, haber jugado un partido jugado más, Croacia asumió su rol. Fue valiente. No dudó en llevar las riendas de la final. Francia, encantada, entregó el balón a los Modric, Rakitic y compañía, a la espera de enganchar una contra o un balón parado.

No necesitaban los ‘bleus’ ser dominadores del partido. Lo único que precisaban era ese balón cerca del área de Danijel Subasic. Aún siendo aparentemente inferiores lo encontraron, como en anteriores partidos. Griezmann botó la falta y un toque desafortunado de Mandzukic, el hombre que situó a Croacia en la lucha por la gloria, se metió el primer autogol en la historia de las finales y adelantó a Francia.

Croacia está sobrada de orgullo y corazón. Pero también de calidad. Aunque pareció acusar el mazazo tardó tan solo diez minutos en devolver el golpe. Otra falta, botada hacia la derecha por Modric, toque de cabeza hacia dentro del área, Vida bajó el balón hacia atrás y Perisic hizo el resto con un recorte y un disparo cruzado (m.38).

Para su desgracia Francia rápidamente encontró un saque de esquina. Griezmann lo botó y el propio Perisic desvió de nuevo a córner. Los franceses reclamaron mano mientras Pitana daba continuidad al choque inicialmente. En cambio, desde el VAR le avisaron que algo había ocurrido. El colegiado argentino atendió la situación y acabó por decretar pena máxima, la primera en una final en la historia del videoarbitraje. El delantero del Atlético de Madrid no lo desaprovechó ante un ‘parapenaltis’ como Subasic.

Sin hacer nada extraordinario, Francia volvía a tomar la delantera y castigaba a una Croacia que asumía como podía el nuevo directo a la línea de flotación y que aún así aún soñaba, pero una intervención de Lloris a un tiro de Rebic le impedía hacerlo con fundamento.

Una galopada de Mbappe abortada por Subasic dio paso al salto al campo de cuatro ‘espontáneos’ rápidamente reducidos y a otra cabalgada del jugador del PSG que acabó con gol de Pogba (m.59).

Croacia era un púgil al borde del k.o., a merced del vértigo de los ‘bleus’. Mbappe lo aprovechó de inmediato con otro latigazo. 4-1 con más ve veinte minutos por delante. La final estaba decantada mucho antes de lo esperado.

Pero un clamoroso error de Hugo Lloris ante Mandzukic, que nunca perdona una carrera y un intento de presión, permitió al delantero del Juventus dar una mínima luz de esperanza al cuadro balcánico, y restar tranquilidad a Francia, sabedora que Croacia, que estuvo cerca de la eliminación en la previa y sufrió como el que más en esta Copa del Mundo, acaba volviendo siempre.

Esa fe inquebrantable es la que mantuvo vivo el partido hasta el final. Otro equipo habría caído hasta sonoramente goleado y golpeado. Croacia, en un día ni mucho menos brillante de sus grandes motores futbolísticos, Modric y Rakitic, no se rindió nunca. El conjunto ajedrezado cayó, pero lo hizo con honor y haciendo historia.

Lo de Francia tiene mucho mérito. Efectivamente aprendió la lección de Portugal. Lo ha demostrado en todo el torneo. Deschamps, que se une al grupo de Mario Zagallo y Franz Beckenbauer como únicos que se han proclamado campeones mundiales como jugadores y entrenadores, ha sabido recomponer la figura de un conjunto armado, un bloque sólido con esas dosis de gran calidad y eficacia que son imprescindibles para hacer algo tan grande como ganar un Mundial.

EFE.

Así fue el descuento de Croacia: Mandzukic

Así fue el cuarto gol de Francia: Mbappé

Así fue el tercer gol de Francia: Pogba

Así fue el segundo gol de Francia: Griezmann

Así fue el empate de Croacia: Perisic

Así fue el primer gol de Francia: desvío en Mandzukic

Francia vs Croacia

Francia4
Croacia2

Los ‘Le Blues’ se impusieron a Croacia en el estadio de Luzhnikí.

90'+5

Final del partido: Francia consigue la Copa del Mundo.

90'+1

Paul Pogba desaprovecha un ocasión clara de gol al perder el balón en área croata.

84'

Tiro libre a favor de los croatas que ejecutará Ivan Rakitic.

78'

Disparo de Ivan Rakitic que pasa muy cerca del poste izquierdo de Lloris.

Casi Gol
72'

Sustitución en Francia. Sale: Matuidi – Entra: Tolisso.

Cambio
68'

Error del portero Hugo Lloris que aprovecha Mario Mandzukic y le vuelve a dar vida a Croacia.

Gol
65'

Kylian Mbappé se saca una disparo desde fuera del área y sentencia la serie.

Gol
59'

Paul Pogba se encuentra el balón afuera del área y se saca un remate para dejar sin opciones a Danijel Subasic.

Gol
53'

El juez de línea indica posición ilícita de Mario Mandzukic.

Fuera de Juego
46'

Se vuelve a mover el balón: Croacia sale en busca de igualar el marcador ante Francia.

ET

Los protagonistas se regresan a sus respectivos vestuarios.

Entretiempo
45'+4

Final de la primera parte: Francia se impone por la mínima a Croacia.

43'

Pelota parada desde la izquierda a favor de los croatas.

Corner
39'

Buena definición de Antoine Griezmann para vencer al portero Danijel Subasić y adelantar nuevamente a Francia en el marcador.

Gol
36'

El árbitro Pitana cobra penal a favor de Francia tras recurrir al VAR.

29'

Gran disparo de Ivan Perisić para vencer al portero Hugo Lloris luego de coger el balón en el corazón del área.

Gol
28'

N’Golo Kanté recibe la primera amonestación tras una falta por detrás sobre Ivan Perisić.

Tarjeta Amarilla
25'

El banquillo croata pide penal por un agarrón de Pogba sobre Mandzukic.

20'

Tiro libre de Antoine Griezmann, que termina desviándose en la cabeza de Mario Mandzukic.

Gol
16'

Se detiene el juego porque Perisic se encuentra sentido.

10'

Centro al área de Perisic que logra despejar Umtiti.

6'

Tiro libre en salida para los ‘Blues’ tras una falta de Mandzukic sobre Umtiti.

1'

Arrancó el partido en Luzhnikí: Francia y Croacia buscan la gloria en Rusia.

Así formará Francia: Lloris; Pavard, Varane, Umtiti, Lucas Hernandez; Kante, Pogba, Matuidi; Griezmann, Mbappe y Giroud.

Así formará Croacia: Subasic; Vrsaljko, Lovren, Vida, Strinic; Brozovic, Modric, Rakitic; Rebic, Perisic y Mandzukic.

Mostrar 9 más...

Croacia vs Francia | Alineaciones

Croacia: Subasic; Vrsaljko, Lovren, Vida, Strinic; Brozovic, Modric, Rakitic; Rebic, Perisic y Mandzukic.

Francia: Lloris; Pavard, Varane, Umtiti, Lucas Hernandez; Kante, Pogba, Matuidi; Griezmann, Mbappe y Giroud.

Croacia vs Francia | La previa

El nuevo rey será Francia, que tratará de obtener el segundo título de su historia, o Croacia, que intentará convertirse en el noveno campeón.

Solo estas dos selecciones han conseguido progresar hasta el momento de la verdad, cada uno con su estilo, con sus armas, Francia y Croacia, una desde un modelo eficaz y pragmático y la otra con mayor juego combinativo y muchas angustias, con tres prórrogas y dos tandas de penaltis incluidas, pero sobre todo con una fe inquebrantable.

Didier Deschamps ha conseguido hacer una selección muy a imagen y semejanza que aquel equipo que se coronó en Saint Denis en 1998 con Zinedine Zidane estelar y decisivo al superar a la Brasil de Ronaldo en la final, aunque para ello tuvo que dejar en la cuneta en semifinales, precisamente, a Croacia, aquel equipo que sorprendió a todo el mundo y que tocó la gloria con los imborrables Davor Suker, Zvonimir Boban, Robert Prosinecki, Robert Jarni, Slaven Bilic e Igor Stimac, entre otros.

Francia ha sabido encontrar una fórmula que mezcla la sobriedad y la firmeza atrás con la calidad hacia adelante de Antoine Griezmann y el vértigo de Kylian Mbappe. Ambos se postulan, por otro lado, a ser elegidos mejores jugadores del torneo y quién sabe si al Balón de Oro y al The Best de la FIFA, galardones a los que llegaría también ese aire fresco.

Aspira también, aunque obviamente sea lo menos importante para los protagonistas, Luka Modric, capitán y referente de esta Croacia junto a Ivan Rakitic. El madridista y el barcelonista, tantas veces rivales en los últimos años y que juntos hacen tan buena pareja, forman la base desde la que se construye el fútbol de la Croacia de Zlatko Dalic.

Los ajedrezados ya ha hecho historia al plantarse en la final, pero no quieren parar ahí. Estarán presentes en la grada del Luzhniki los medallistas de bronce del 98. Pero este equipo quiere escribir aún una página más brillante.

Tácticamente se presenta una final muy interesante. Habrá que ver, de partida, cómo se ha recuperado la selección croata, que llega con un choque más disputado por las tres prórrogas acumuladas desde octavos a semifinales. Buena parte de sus futbolistas acabaron fundidos el duelo ante Inglaterra y, aunque Zlatko Dalic confía en contar con todos los habituales, hasta el último momento no se sabrá.

Por carácter, confianza y fe no será. Ya lo han demostrado todos. A Rakitic no le pudo ni siquiera una fiebre de 39 grados la noche previa a la semifinal. A Mandzukic no le impidió marcar el agotamiento. Modric siguió creando juego e inventando pases visiblemente cansado. Perisic reencontró su mejor versión cuando peor pintaban las cosas. Croacia no partirá, en este sentido, en desventaja. El momento, histórico, así obliga a actuar.

Francia exhibirá en el césped del coliseo moscovita su equipo de gala, ese que es firme atrás con Pavard, Varane, Umtiti y Lucas Hernández, que expone músculo en la medular con Kante, Pogba y Matuidi y que busca el desequilibrio con la calidad de Griezmann, el vértigo de Mbappe y el trabajo incansable de Giroud.

El centro del campo. No puede ser otro escenario. Ahí estará buena parte de la final. Saber si el poderío físico de los mediocampistas franceses podrá con la calidad de Modric y Rakitic, y con su escudero, Brozovic, siempre atento a resguardar a sus hombres más importantes.

Francia, como hizo en partidos previos, intentará ahogar al madridista y al barcelonista. Si lo consigue tendrá mucho ganado. Además para su modelo es clave robar balones en posiciones ventajosas y salir a toda máquina con Mbappe y Griezmann para superar en velocidad a los Lovren, Vida y compañía.

Mientras, en el otro sentido, Rebic, Perisic y Mandzukic, el trío ofensivo balcánico, tratarán de ser de nuevo una pesadilla en el trabajo de presión y en la búsqueda de espacios para hacer daño al conjunto galo.

Perisic, no obstante, es duda, pues no se ejercitó en la última sesión preparatoria. De no llegar a tiempo uno de los héroes de la semifinal su sustituto podría ser Andrej Kramaric.

El peso internacional de la camiseta concede el favoritismo a Francia, que además nunca en la historia ha perdido ante Croacia. Deschamps y sus hombres huyen de tal condición. Saben que enfrente tendrán un rival que, al margen de los mayores o menores anhelos de revancha del 98, se crece en los momentos más difíciles y dispone de argumentos para encumbrarse al trono mundial.



Blanca Quispe Canaza, la estudiante puneña que sustentó su tesis en lengua aimara

César Hinostroza fue capturado en Madrid

Vizcarra confirma que Hinostroza será repatriado al Perú

Cáncer de mama: ¿cómo un hombre debe realizarse un autoexamen?

Paolo Hurtado será baja 8 semanas por lesión en la rodilla

Ir a portada