Real Madrid derrotó por 4-2 a Girona en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey

	Real Madrid venció 4-2 a Girona en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey | Foto: EFE

Real Madrid venció 4-2 a Girona en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey | Foto: EFE

Síguenos en Facebook



Redacción Peru.com 24.01.2019 / 18:01 PM

El Real Madrid comenzó con el marcador abajo pero, poco a poco, con goles de Lucas Vásquez, Karim Benzemá y doblete de Sergio Ramos, los madridistas se impusieron por 4-2 al Girona durante la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey, que en esta ocasión se llevó a cabo en el Santiago Bernabéu.

Desde una mejoría física indiscutible, el Real Madrid exhibe una renovada confianza para levantarse de golpes que antes le dejaban noqueado. El Girona, con la receta de acierto con la que eliminó por sorpresa ante el Atlético de Madrid para alcanzar una eliminatoria histórica, golpeó primero pero cedió ante el empuje madridista que encontró en Vinicius y Odriozola dos pilares.

Nunca había pisado terreno de cuartos el Girona en Copa y una vez lograda la proeza quiso disfrutar. Con rotaciones, sin jugadores de la importancia de Stuani, Portu o Pere Pons, pero encontrando premio a su puntería nada más iniciarse el duelo. A los siete minutos, con una triangulación perfecta para salir de presión y centro desde el costado de Raúl García que remataba a placer, libre de marca, el ‘Choco’ Lozano. Marcelo mirando al cielo en su regreso al once.

Daba igual el resultado porque en el Bernabéu aún se respiraba lo vivido hace pocas horas ante el Sevilla. El nivel deseado por Solari y el madridismo, llevó al técnico a repetir equipo de medio campo hacia adelante. Aparece Vinicius como el descarado, al que acudir siempre porque algo creará. Y se le sumó en el otro costado un futbolista que vuela como Odriozola.

Así comenzó el Real Madrid a enlazar llegadas a portería rival. Con Casemiro siendo el primero en intentarlo, espoleado por su gran gol al Sevilla; Marcelo queriendo corregir arriba los despistes defensivas, pero topándose con la estirada de Iraizoz a su disparo ajustado. A la tercera, cuando Odriozola rompió con todo en velocidad, llegó el empate. Decidió con brillantez. Pase atrás y regalo a Lucas Vázquez.

Querían más y ese ímpetu provocó algún desajuste defensivo a espalda de los laterales. Aparecería Courtois en su estreno en Copa antes de que el sufrimiento acompañase la presencia del Girona que defendió como pudo. Vinicius se va de todos y cuando no puede la pisa, te provoca, te atrae para buscar el pase de peligro. Benzema la chutó a las nubes. No era su noche.

Cuando el brasileño buscó marcar le faltó acierto. Su disparo más cercano del gol acarició la escuadra. Odriozola seguía con su exhibición, desequilibrando siempre y asistiendo. Los intentos de Benzema morían en manos del portero rival cuando llegó una acción protestada por Modric, derribado dentro del área cuando se disponía a chutar.

No lo señaló el colegiado que de cerca vio dos minutos después el derribo a Vinicius. Cayó en la trampa del recorte Lozano y el regalo no lo desaprovechó para marcar de nuevo a lo Panenka en un lanzamiento tan perfecto que va camino de cambiarle el apellido.

Remontada certificada, el poste evitando el gol de Benzema y una segunda parte por delante en la que se esperaba más del Real Madrid. Antes de perder el balón, el francés extendió sus intentos de superar a Gorka sin éxito, pero en cuanto Vinicius bajó su nivel de influencia, su equipo lo acusó.

Así comenzó a llegar con timidez el Girona. Un cabezazo de Doumbia, otra subida peligrosa de Raúl García por la izquierda que acabó con parada arriba de Courtois al disparo del Choco. De ese córner llegaba un castigo inesperado, un penalti difícil de superar en lo absurdo. Nacho empujaba a su compañero Llorente que golpeaba el balón con la mano. Granell empataba con un zurdazo perfecto.

Nuevamente tenía que reaccionar el Real Madrid y apareció su mejor 9, Sergio Ramos, para devolver la tranquilidad. En cuando Vinicius le metió de nuevo velocidad hizo tambalearse al equipo de Eusebio. Marcelo renació para poner el centro al testarazo del capitán a la escuadra.

Y desatado Vinicius, puso una diferencia mayor para la vuelta, con el pase a Benzema para premiar su búsqueda del gol. A puerta vacía marcó el cuarto para dejar al Real Madrid a un paso de las semifinales de una competición que esta temporada si valora.

Real Madrid vs Girona | Minuto a minuto


Real Madrid vs Girona | Alineaciones

Real Madrid: Courtois; Odriozola, Nacho, Sergio Ramos o Varane, Marcelo; Casemiro, Modric, Ceballos; Lucas Vázquez, Vinicius, Benzema.

Girona: Iraizoz; Ramalho, Juanpe o Pedro Alcalá, Bernardo Espinosa, Muniesa, Carnero o Valery; Douglas Luiz, Pere Pons o Aleix García, Àlex Granell; ‘Choco’ Lozano, Stuani.

Real Madrid vs Girona | La previa

El punto de inflexión que necesitaba el Madrid para despertar de su pesadilla y recuperar la autoestima perdida, se produjo en el pulso por la tercera plaza liguera ante el Sevilla.

Las rotaciones en masa que han marcado de momento el camino del Real Madrid en Copa, firme hasta la derrota en Butarque en una eliminatoria de octavos más que encarrilada en la ida, se acabarán en los cuartos. El torneo se presenta como una oportunidad de título en una temporada compleja y el vestuario quiere ir por él.

El Real Madrid, reforzado anímicamente tras su esperada reacción en un duelo de altura, dejando su mejor partido con Santiago Solari ante el Sevilla en Liga, afronta la Copa del Rey con el deseo de dar continuidad a las buenas sensaciones ante un Girona que ya ha hecho historia.

El punto de inflexión que necesitaba el Real Madrid para despertar de su pesadilla y recuperar la autoestima perdida, se produjo en el pulso por la tercera plaza liguera ante el Sevilla. Aún acusando puntos débiles que le persiguen, como delanteros sin pegada, la imagen dejada ante el Sevilla, la resucitada comunión con la afición del Santiago Bernabéu, y el juego desplegado, aumentan la moral de un equipo instalado este curso en una montaña rusa.

Las noticias comienzan a ser positivas para Solari, que ha sobrevivido como ha podido a una plaga cruda de bajas y ha tomado decisiones con personalidad en un pulso con Isco Alarcón y quitando el ‘cartel’ de intocable a Marcelo. Los dos cuentan con opciones de minutos ante el Girona, con el brasileño con pinta de titular para ganar minutos de competición mientras mejora su físico.

Las rotaciones en masa que han marcado de momento el camino del Real Madrid en Copa del Rey, firme hasta la derrota en Butarque en una eliminatoria de octavos más que encarrilada en la ida, se acabarán en los cuartos. El torneo se presenta como una oportunidad de título en una temporada compleja y el vestuario quiere ir por él.

Habrá cambios, principalmente en defensa con laterales como Odriozola y Marcelo con muchas opciones de jugar más Nacho en el centro de la defensa. Se estrenará en portería en la competición Thibaut Courtois por la lesión de Keylor Navas.

Con Toni Kroos y Marcos Llorente recuperados, Solari dispone de más variantes en el centro del campo aunque Ceballos puede recibir el premio a su buen partido ante el Sevilla.

En ataque dejó entrever el técnico que a Mariano aún le falta ritmo tras superar su última lesión y solo cuenta con Karim Benzema, que seguirá jugando con un dedo roto de su mano derecha y esquivando el quirófano. Seguirán siendo baja Gareth Bale, Marco Asensio y Jesús Vallejo más el canterano Javi Sánchez por sanción tras ser expulsado con el Castilla y evitar cometer lo ocurrido en el ‘caso Chumi’ del Barcelona.

Tras materializar la proeza de clasificarse por primera vez para cuartos de final al eliminar al Atlético Madrid en el Wanda Metropolitano en un encuentro épico, el Girona llega al Santiago Bernabéu sin nada que perder y con la ambición de dar un paso más allá sin ningún tipo de complejo.

“Estamos viviendo un sueño. Haber llegado hasta aquí ya es histórico para nosotros. Enfrentarnos a uno de los grandes del mundo nos hace mucha ilusión”, reconoció el director deportivo de la entidad de Montilivi, Quique Cárcel, justo después de saber que el sorteo había emparejado a su equipo con el Real Madrid.

“Queremos continuar disfrutando de la Copa. Nos hemos ganado estar aquí y queremos aprovecharlo”, había enfatizado, en el mismo sentido, Eusebio Sacristán, el técnico de un Girona que en apenas ocho días se enfrentará dos veces a los de Solari y una al Barcelona.

Lejos de resignarse, los rojiblancos saltarán al césped del Bernabéu convencidos de poder derrotar a los blancos, aferrándose al inolvidable 2-1 con el que el 29 de octubre del 2017, en el primer duelo entre ambos equipos en Primera, batieron al Real Madrid de Zinedine Zidane.

Después de cumplir sanción el domingo contra el Betis en el Benito Villamarín (3-2), en el que el Girona enlazó su octavo encuentro consecutivo sin conocer la victoria, Cristhian Stuani, autor de tres dianas en los tres duelos que ha disputado contra los madrdiistas con su elástica actual, podría volver a ser la principal referencia ofensiva del 3-5-2 de Eusebio que volverá a introducir rotaciones en todas las líneas de su once.

EFE



PBI peruano registró en 2018 uno de los mayores avances en la región

Alianza Lima gustó y goleó 3-0 a Sport Boys en el inicio de la Liga 1

La Victoria: instalarán Juzgado de Flagrancia en el distrito

Odebrecht y fiscales peruanos firman acuerdo de colaboración eficaz

Argentina: choque de barcos deja un pesquero chino hundido

Ir a portada