Real Madrid fue superado por el CSKA Moscú por 0-3 durante la fecha 6 del Grupo G de la Champions League

	Real Madrid cayó por 1-3 ante el CSKA Moscú en la fecha 6 del Grupo G de la Champions League | Fotos: EFE

Real Madrid cayó por 1-3 ante el CSKA Moscú en la fecha 6 del Grupo G de la Champions League | Fotos: EFE

Síguenos en Facebook



Redacción Peru.com 12.12.2018 / 15:20 PM

En el papel, era un partido que el Real Madrid dominaría sin mayor problema, sumado a la tranquilidad que tenía tras estar clasificado a los octavos de final como líder del Grupo G, pero durante la fecha 6 de la Champions League el CSKA Moscú les dio a los madridistas un tremendo baldazo de agua fría al vencer por 3-1 en el mismísimo estadio Santiago Bernabéu de la capital española.

El CSKA repitió la proeza de Moscú. Vencedor de sus dos duelos ante el vigente campeón de Europa, saboreando esa cita con la historia que extrañamente no le permite seguir en competición europea. El triunfo del Viktoria ante el Roma dejó solo en el disfrute del momento su triunfo a un Real Madrid de meritorios, que mereció más en el primer acto y se desplomó en el segundo.

El escenario era perfecto para probaturas, premios y oportunidades a los que no aceptan un nuevo rol en la plantilla y suspendieron. Todos salvo el primer acto de Vinicius y Asensio. Solari no dudaba y apostaba por siete novedades en su equipo titular, sin espacio para Keylor Navas por la falta de ganas de encender un debate apagado, por si le daba por hacer una buena actuación al costarricense.

Aparecía un centro de la zaga que demostró que no está para partidos de altura, con Javi Sánchez a un nivel inferior cuando jugó sin Ramos al lado y Vallejo lejos de su identidad. Se sumó al regreso de Marcelo en banda izquierda, con los mismos malos síntomas físicos que antes de sus percances musculares. Mario Fernandes fue una bala que vio pasar el brasileño hasta que el CSKA encontró el camino de hacer daño.

Fue un castigo excesivo en el primer acto a un Real Madrid que tras hacer méritos y gustarse por minutos con su juego, se marchaba 0-2 al descanso. Dos directos en seis minutos que le dejaron tambaleando y no supo reaccionar. Era el minuto 37 cuando Chalov recibía sin ser encimado por Javi Sánchez y colocaba su disparo lejos del alcance de un impotente Courtois.

Con el Santiago Bernabéu con menos afición de lo normal por el temprano horario del duelo, entre los meritorios sacó la cabeza Vinicius que lo intentó siempre. Eléctrico encara y se va. Desde la izquierda fue el encargado de subir de marcha el partido. De paso dejaba alguna exquisitez como un control en carrera de espaldas, dejando pasar el balón para buscar el remate de Benzema.

Con Isco buscando su sitio sin éxito, fue Asensio el que se echó el equipo a la espalda para acercarse al gol. Se desesperó después de cuatro ocasiones en las que no superó a Akinfeev ni a la cruceta que repelió un disparo que buscaba la escuadra. El portero ruso sacó una buena mano abajo a Vinicius.

Por momentos, en el esfuerzo de buscar el gol, el Real Madrid se partía con Isco, Asensio y Vinicius descolgados. Cuando el derroche físico de Fede Valverde no llegó a todo, los espacios provocaron los goles. Vlasic avisó pero no encontró puerta y a la segunda llegada rusa llegó el disparo colocado de Chalov y seis minutos después la falta de tensión defensiva en un saque de banda, dejó solo a Mario Fernandes ante Courtois, que evitó la primera, pero nada pudo hacer ante el remate a placer en el rechace de Schénnikov.

Como ocurrió en Moscú, el CSKA daba la campanada y repetiría el planteamiento del Luzhnikí. Se parapetó en su terreno para defenderse sintiendo que ya tenía el botín que buscaba, puntuar para ser tercero y acceder a la Liga Europa. Nunca pensó que el Viktoria dejase su esfuerzo sin premio. Y corrió al contragolpe cuando tuvo el balón. Así arrancó la reanudación sacando los colores a la experimental defensa blanca y haciendo intervenir en dos ocasiones a Courtois.

Había entrado Bale por Benzema para jugar de 9 en el descanso y Kroos reaparecía para ganar ritmo de competición. La derrota no descentraba de los objetivos a Solari. Con el pase asegurado como primero no hubo espacio para la heroica en un partido intrascendente. No lo era para la grada que la tomó con Isco tras perdonar una contra de Vinicius, con todo para marcar y tardar en decidir. Dejó un gesto a la grada que provocó un pulso innecesario.

Ante la falta de puntería madridista fueron los jugadores del CSKA los que rozaron el gol en propia puerta. Primero el central Becao en un intento de despeje de cabeza que rozó el larguero y posteriormente en un disparo de Valverde que rebotó en dos defensas y detuvo con fortuna Akinfeev. Desde la grada se silbaba cada aparición de Isco.

Cualquier intento de remontada se frenó en seco cuando Bale dio el susto de la noche. Pisaba a un defensa cuando iba a rematar y se torcía el tobillo derecho. Entró y salió del campo en dos ocasiones, no pidió el cambio pero, renqueante, dejó al Real Madrid con diez. Y el conjunto madridista se desplomó.

En la adversidad no apareció Vinicius y su alegría en el juego, Asensio se fue apagando y el CSKA aprovechaba para firmar la sentencia con un disparo seco cruzado de Sigurdsson. La segunda derrota con Solari al mando era igual de sonrojante que la protagonizada en Ipurua. El Real Madrid no encuentra la regularidad deseada en un año que no invita al optimismo.

Real Madrid vs CSKA Moscú | Minuto a minuto


Real Madrid vs CSKA Moscú | Posibles Alineaciones

Real Madrid: Courtois; Odriozola, Vallejo, Javi Sánchez, Marcelo (Carvajal, m.); Marcos Llorente (Kroos, m.58), Fede Valverde, Isco; Marco Asensio, Vinicius y Benzema (Bale, m.46).

CSKA Moscú: Akinféev; Mario Fernandes, Bekao, Magnusson, Nababkin, Schénnikov; Bystrovich, Obliákov (Kuchaev, m.88), Vlasic; Sigurdsson (Nishimura, m.92) y Chalov (Hernández, m.84).

Real Madrid vs CSKA Moscú | La pevia

El Real Madrid, vigente campeón de Europa, encara con total tranquilidad la última jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones, con su primer puesto certificado matemáticamente, pone en juego el orgullo ante el equipo que le venció en Moscú, un CSKA que se juega su continuidad en Liga Europa.

Con la imagen siempre en juego del rey de Europa, campeón de las tres últimas ediciones de la ‘Champions’ y cuatro de las cinco últimas, el Real Madrid encara el último encuentro del grupo con los deberes hechos. Da la oportunidad a Solari de dar minutos a jugadores que quieren escapar de su actual rol tras perder importancia, como Isco Alarcón o Marco Asensio, y premiar a jugadores que han pasado a un segundo plano como Keylor Navas.

El Real Madrid reaccionó bien, con pleno de victorias desde la segunda jornada, cuando cayó por sorpresa en la visita a Moscú ante el CSKA en un encuentro que dejó ya tocado a Julen Lopetegui como técnico madridista (1-0). Las victorias en el duelo directo por el liderato ante el Roma cambiaron el panorama y el firme caminar del campeón en la competición.

Con las bajas por lesión de Nacho, Reguilón, Casemiro y Mariano, Solari debe decidir si es un partido para que vuelvan Marcelo y Toni Kroos ante la necesidad de que, recuperados de sus lesiones, ganen ritmo de competición. En función de su decisión jugarían Dani Carvajal como ‘parche’ provisional al lateral izquierdo y Dani Ceballos en el centro del campo.

La portería permite un guiño a Keylor Navas, que se perfila titular en otra competición que no sea la Copa del Rey después de perder con Solari definitivamente el puesto de titular. Con Julen Lopetegui fue la competición que disputaba hasta que se cambió el plan de ruta con un nuevo entrenador.

Será el estreno en el Santiago Bernabéu del horario de tarde (18:55 hora CET; 17:55 GMT), lo que afectará a la afluencia de público. Solari dejó claro que su equipo no especulará y buscará un nuevo triunfo tras conseguir ocho victorias en nueve partidos desde su llegada y un único borrón, el 3-0 de Ipurua.

El CSKA Moscú viaja a Madrid sin opciones de clasificarse para los octavos de final de la “Champions”, pero con el estímulo de seguir compitiendo en febrero en la Liga Europa, para lo que necesita como mínimo un empate.

Empatados a cuatro puntos con el Viktoria, los moscovitas necesitan puntuar y esperar que los checos caigan ante el Roma en un partido que se disputará en Plzen. Aunque desde entonces los rusos no volvieron a sumar puntos, no olvidan que lograron su única victoria en el estadio Luzhnikí ante el equipo entonces dirigido por Julen Lopetegui, al que penalizó un fallo garrafal en los primeros minutos de Kroos.

El equipo del Ejército ruso caería después ante el Roma por dos veces y ante el Viktoria en Moscú, por lo que de revelación pasó a convertirse en decepción. Son terceros en la liga rusa tras encadenar tres victorias en los últimos cuatro partidos, han pagado en Europa la falta de experiencia de un equipo donde la mayoría de titulares no tiene más de 23 años.

No podrán contar por lesión ni con el veterano Dzagóev, que se ha pasado casi todo lo que va de temporada en el dique seco, ni con Akhmétov, que se había consolidado como titular en el centro del campo. Pero no todos son malas noticias, ya que el sábado ante el Yenisei volvió el uruguayo Abel Hernández, que se perdió la victoria en octubre ante el equipo blanco por lesión. Puede jugar tanto de 9 como de segunda punta, empezará seguramente el partido desde el banquillo y saldrá, si es necesario, como revulsivo en la segunda parte.

También viajó otra joya de la cantera rusa, Iván Obliákov, que se perdió los últimos partidos por lesión, y el brasileño nacionalizado Mario Fernandes, que desde el encontronazo con Kolárov en Moscú juega con un casco protector.



PBI peruano registró en 2018 uno de los mayores avances en la región

Alianza Lima gustó y goleó 3-0 a Sport Boys en el inicio de la Liga 1

La Victoria: instalarán Juzgado de Flagrancia en el distrito

Odebrecht y fiscales peruanos firman acuerdo de colaboración eficaz

Argentina: choque de barcos deja un pesquero chino hundido

Ir a portada