Atlético Madrid derrotó 2-0 a la Juventus y tiene medio boleto en cuartos de la Champions League

	Juventus no pudo conseguir un resultado positivo tras su visita al Atlético Madrid. | Foto: Getty

Juventus no pudo conseguir un resultado positivo tras su visita al Atlético Madrid. | Foto: Getty

Síguenos en Facebook



Redacción Peru.com20.02.2019 / 17:10 PM

Un gran Atlético Madrid, agigantado ante un desafío enorme, anuló y devoró este miércoles al Juventus en el partido de ida de los octavos de final de la Champions League, disparado hacia el duelo de vuelta en Turín por los goles de los uruguayos José María Giménez y Diego Godín y un sensacional 2-0.

Ganó con indiscutible merecimiento, no recibió ningún tanto en contra y llegará al Juventus Stadium con dos goles de ventaja. Un plan y un desenlace perfecto para un equipo que quiere la Liga de Campeones, que no entiende de favoritos, que fue capaz de dejar en prácticamente nada a un rival de tal talla y a Cristiano Ronaldo.

Y pese al VAR. De estreno en los octavos de final del torneo de los torneos, sin él la ventaja habría sido incluso mayor para el conjunto rojiblanco, frustrado por un tanto anulado a Álvaro Morata, concedido primero por el árbitro, antes de visionar de nuevo la jugada. Ni siquiera eso le hizo decaer. Luego logró los dos goles.

Cada nuevo estadio necesita sus historias; momentos imborrables que transcienden el tiempo. En ello está el Wanda Metropolitano, que ya disfrutó con las semifinales de la Liga Europa ante el Arsenal y que ahora quiere más. Mucho más. Ya tiene una noche de Champions vibrante, pero aún queda completarla el 12 de marzo en Turín.

No hay matices en la competitividad del Atlético. Tampoco en Diego Costa. Un “guerrero”, como lo calificó Simeone, pero también mucho más. El pasado sábado reapareció dos meses y diez días después de una lesión; este miércoles irrumpió en el once con la voracidad, la fuerza y la pasión que le hacen temible para cualquier oponente.

El ‘19’ rojiblanco fue el elegido para un partido de alto voltaje por Morata. También fue el faro sobre el que entendió el Atlético el origen de su partido; primero para desprenderse de la presión del Juventus, al ritmo ofensivo de la movilidad de Cristiano Ronaldo, que exigió de inmediato una parada de Oblak, y luego para responder.

Porque el Atlético surgió con potencia desde entonces. Diego Costa “aún no está para aguantar 90 minutos” aguantó 57 cuando fue reemplazado por Morata, y se cayó de la vuelta por una amarilla que nada tuvo que ver con el juego por adelantarse en la barrera pero cada batalla por el balón fue suya. Por arriba, por abajo, contra Chiellini, contra Bonucci y contra De Sciglio, que lo derribó al límite del área. El árbitro señaló penalti; el VAR le rectificó.

No encontró el gol el Atlético entonces, al borde de la media hora, negado por Wojcieh Szczesny a Griezmann, como antes lo había hecho en un derechazo de Thomas o como había ocurrido antes en el otro área, con Oblak a sendos tiros de Cristiano o Dybala, pero se sentía tan cerca del 1-0 o más que un rival decaído en ataque.

Cuando el partido enfiló el descanso, había domado esa Juventus que entró en escena en campo contrario, con desborde y con constancia, apagada en cuanto el Atlético ajustó su presión y su colocación, en cuanto afianzó su defensa el partido de Godín fue magnífico, en cuanto se apropió de las segundas jugadas, en cuanto encontró precisión al contragolpe y en cuanto halló a Diego Costa.

Aún necesitaba a Griezmann, el hombre más determinante del Atlético. Había dejado detalles en todo el primer tiempo, pero cuando de verdad apareció fue a la vuelta del vestuario, primero para dejar solo a Diego Costa, que falló una ocasión que nunca falla, y después para poner una vaselina que parecía gol salvo para Szczesny. La tocó lo justo. El larguero hizo el resto.

Al borde de la hora de partido, era el momento de la segunda parte del plan: Morata por Diego Costa, primero; Lemar por Thomas, después. El objetivo era transformar en el marcador un partido que sobre el terreno era suyo, mejor en cada sector que su adversario, pero sin el gol que marca la diferencia en un duelo de tal magnitud.

Lo logró el Atlético, con un sensacional testarazo de Morata en un estupendo pase de Filipe… Pero lo frustró el VAR. Después de que el árbitro hubiera señalado el gol llegó la pertinente comunicación entre minutos de tensa espera. No se lo aclaró al colegiado, que observó de nuevo la jugada. Y lo anuló.

¿Hubo empujón sobre Chiellini en el remate? Sí ¿Fue con tanta fuerza como aparentó la caída del central turinés? Ahí reside la duda de un gol que sin VAR habría subido al marcador, que alimentó la polémica de un duelo que ya sin discusión era del Atlético, que insistió e insistió hasta que logró lo que tanto buscaba: el 1-0.

Siete minutos después, cuando una serie de rebotes después de un saque de esquina le quedaron al alcance de Giménez, que se lanzó con el alma para remachar el gol del Atlético, merecido sin duda, para desatar la fiesta en el Metropolitano, agrandada instantes después, cuando Godín, impecable todo el duelo, culminó la apoteosis: el 2-0.

EFE

Atlético Madrid vs Juventus | En vivo y en directo


Atlético Madrid vs Juventus | Alineaciones

Atlético Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe; Saúl, Rodrigo, Thomas, Koke o Lemar; Griezmann y Morata o Diego Costa.

Juventus: Szczesny; Cancelo, Bonucci, Chiellini, Álex Sandro; Khedira o Bentancur, Pjanic, Matuidi; Dybala, Mandzukic y Cristiano.

Atlético Madrid vs Juventus | La previa

El Atlético Madrid inicia este miércoles de verdad el descomunal desafío de la Champions League y el Wanda Metropolitano, el escenario de la deseada final, pero antes de un reto enorme en octavos contra el Juventus y Cristiano Ronaldo, que multiplica la complejidad del viaje hacia un destino anhelado.

El estadio rojiblanco, abarrotado para la cita de este miércoles, señala el camino para el bloque dirigido por Diego Simeone, que no está ni en su mejor momento ni es el favorito, pero que asume la magnitud del primer obstáculo con la naturalidad y la ambición de un equipo que sabe que el objetivo de los objetivos es la ‘Champions’.

Lo es desde hace tiempo, desde que alcanzó su segunda final de la historia, la primera desde 1974, cuando el último suspiro, primero, y la prórroga, después, le apartaron de algo que sentía que era ya suyo en Lisboa, en 2014, o cuando los penaltis le frustraron de la forma más cruel por segunda vez en dos años, en San Siro en 2016.

La revancha está latente desde entonces con una competición que es ya una obsesión para el Atlético Madrid, tan inconformista ante los dos golpes encajados como ambicioso en la actual edición del torneo, por mucho que sus propios errores le hayan dirigido hacia un duelo tremendo.

Porque enfrente tiene al Juventus y a Cristiano Ronaldo, un rival que nadie quería en los octavos de final y que exige la mejor de las versiones para el equipo que se proponga doblegarle, pero que a la vez sitúa al Atlético en una posición que le gusta, alejado de los focos de ser favorito y preparado para romper cualquier pronóstico.

“Esa es nuestra fuerza, lo que están pensando todos”, enfatizó Simeone después de la victoria de rebote contra el Rayo Vallecano, el pasado sábado, con todas las dudas que disparó su juego. Es quizá el peor momento del equipo en este curso, con las mismas dos derrotas en los últimos tres encuentros que en los 31 anteriores.

Pero es el Atlético Madrid. Se ha ganado a golpe de victorias, gestas y títulos a lo largo de la era Simeone un sitio indudable hoy por hoy entre los mejores equipos del continente y el temor y la desconfianza de cada adversario, sea cual sea el momento del equipo.

Sus cifras como local en la Champions League también son un aval inapelable. De sus 29 resultados precedentes en la era Simeone, que incluyen una victoria contra el Juventus (1-0 en la fase de grupos de la campaña 2014-15), sólo tres podrían considerarse malos este miércoles: las derrotas 1-2 con el Benfica y el Chelsea y el empate a uno con el Qarabag. 22 de ellos los ganó y cuatro los igualó 0-0; todos desenlaces válidos hoy para abordar la vuelta del 12 de marzo.

A su servicio, además, están Jan Oblak y Antoine Griezmann, dos hombres determinantes para cualquier desafío que se propongan y dos piezas imprescindibles para el actual Atlético, aún más en los últimos encuentros, resueltos desde las paradas del esloveno hasta los goles y las asistencias del francés, un elemento esencial para quince de los últimos 19 tantos entre todos los torneos del equipo.

Simeone ya ha perfilado su once. La duda está en el compañero de Griezmann en el ataque. Álvaro Morata, enfrentado con su pasado, o Diego Costa. El primero tiene más probabilidades mientras el segundo recupera la potencia después de dos meses y diez días de baja, de los que reapareció el pasado sábado cuando jugó media hora en el 0-1 ante el Rayo.

Con la única baja de Lucas Hernández, fuera por segundo partido consecutivo por una distensión ligamentosa en la rodilla derecha, y con la recuperación de Koke Resurrección, que apunta a titular, aunque Simeone también maneja la alternativa de Thomas Lemar, el resto de la configuración del once parece ya completamente definida.

El técnico introducirá en el equipo inicial a Juanfran Torres, frente a frente desde su lateral derecho contra Cristiano Ronaldo; mantendrá en el resto de la defensa a José María Giménez, Diego Godín y Filipe Luis y armará el centro del campo con Thomas Partey, de vuelta tras cumplir sanción, y Rodrigo Hernández por el medio y con Saúl Ñíguez y el citado Koke por las bandas derecha e izquierda.

Enfrente, el Juventus llega con toda su plantilla a disposición, salvo el colombiano Juan Guillermo Cuadrado, lesionado, a la cita en el Metropolitano y con el portugués Cristiano Ronaldo como arma especial para progresar en su camino europeo.

Tras reforzar su liderato en la Serie A, con 13 puntos de ventaja sobre el Nápoles, el equipo de Allegri, clasificado para los octavos como líder de grupo, está decidido a dar este año el asalto definitivo a la Champions League. Deberá cambiar la dinámica que en los últimos años le vio estrellarse contra equipos españoles.

Ocurrió en la final contra el Barcelona de 2015 (3-1) y otras dos veces contra el Real Madrid, primero en la final de Cardiff 2017 (4-1) y el año pasado, en los cuartos de final, cuando el conjunto blanco hizo bueno el 3-0 de la ida pese a perder 1-3 en casa.

Sin embargo, el que fuera verdugo del Juventus en las últimas dos temporadas, Cristiano Ronaldo, lleva ahora la camiseta del conjunto turinés y llega al Metropolitano para confirmar sus sobresalientes números contra el Atlético.

El luso, máximo artillero de la Serie A con 19 dianas, le endosó 22 goles a los ‘colchoneros’ con la camiseta blanca del Madrid en 31 derbis, con un balance de 15 victorias, 8 empates y 8 derrotas.

Es el flamante líder del Juventus y saldrá de titular el miércoles junto al croata Mario Mandzukic, ex Atlético Madrid y nuevo compañero del luso en la delantera. Juntos llevan 27 dianas en la Serie A, 19 CR7 y 8 el croata, y cuentan con una notable afinidad.

Está en forma en todas las posiciones el cuadro de Allegri, que recuperó plenamente a sus zagueros titulares, Leonardo Bonucci y Giorgio Chiellini, después de que estos sufrieran unas lesiones a finales de enero que asustaron al entorno turinés.

Jugaron desde el primer minuto contra el Frosinone en la Serie A y están listos para competir en el Metropolitano, acompañados en las bandas por el portugués Joao Cancelo y por el brasileño Álex Sandro, que no jugó por sanción el último encuentro liguero.

El centro del campo estará liderado por el bosnio Miralem Pjanic, protegido por el francés Blaise Matuidi y con la duda para la tercera de las piezas en esa línea entre el más experimentado Sami Khedira o el más dinámico Rodrigo Bentancur.

Allegri, quien dejó claro que el Juventus debe marcar en Madrid para facilitar el choque de vuelta, podría alinear al argentino Paulo Dybala de ‘10’, detrás de Cristiano y Mandzukic, y apostar por el desborde del brasileño Douglas Costa y Federico Bernardeschi en la segunda mitad.

Decidirá en las próximas horas el técnico italiano, quien busca llevar al Juventus hacia una Copa de Europa que le falta desde 1996.

EFE



BCR: sector no primario alcanzó crecimiento de 3.5% en enero último

Sedapal: designan a nuevo presidente y directores tras renuncias

Caso Odebrecht: procuradora viajará a Israel para diligencias reservadas

Cercado de Lima: rutas del Metropolitano se regularizan tras despiste de camión

MP respalda investigaciones a "Los Cuellos Blancos " y de Lava Jato

Ir a portada