Ya sea por un apretón de manos, caricias en el sofá o un gran abrazo, el tacto es considerado como la gran medicina para el cuerpo y la mente.