Donar sangre es una de las formas de ayudar al prójimo, ya que así puedes contribuir en la recuperación de personas que sufren accidentes, complicaciones obstétricas, casos de anemia, pacientes con cáncer y otras enfermedades.

Debido a la han disminuido la cantidad de personas que realizan este acto. Además hay muchas personas que tuvieron COVID-19 y en ellos nace la duda sobre si pueden donar sangre o no.

De acuerdo con la epidemióloga Oriana Rivera Lozada, docente de la Escuela de Posgrado de la Universidad Norbert Wiener hasta el momento, no se ha demostrado que el virus SARS-CoV-2 se transmita a través de transfusiones de sangre.

Si bien no hay indicios de ello, la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU (FDA) aconseja esperar para donar sangre, por lo menos, 14 días después de una prueba de diagnóstico positivo sin síntomas o durante al menos 14 días después de que los síntomas hayan desaparecido por completo. Es sumamente importante, además, brindarle todos los detalles de nuestra salud al personal médico que haga la recolección de nuestra sangre al momento de donar”, señala la especialista.

Cabe destacar que de acuerdo con Moisés Cortéz, presidente de la ONG By People cada unidad de sangre donada ayuda hasta tres pacientes. En cada proceso se obtienen 450 mililitros de sangre, que cuenta con tres elementos básicos: hematíes, plasma y plaquetas (además de los glóbulos blancos); los cuales se separan y se destinan para diferentes fines concretos.