Los pacientes con enfermedades autoinmunes (artritis reumatoide o lupus eritematoso sistémico), cáncer o que han recibido un trasplante de órganos como riñón o hígado siguen un tratamiento inmunosupresor (consiste en medicamentos utilizados para reducir la respuesta del sistema de defensa).

En el marco de la campaña de vacunación contra la COVID-19 que se viene realizando en el país para combatir la crisis sanitaria, una duda que aparece es si las personas que siguen este tratamiento pueden ser inoculados.

Hay poca información sobre la eficacia y seguridad de las vacunas para COVID-19 en pacientes que están recibiendo inmunosupresores; sin embargo, actualmente se recomienda de manera general la vacunación de estos pacientes para COVID-19 con cualquiera de las vacunas disponibles hasta la fecha, siempre y cuando la enfermedad no esté activa”, comenta Martin Casapia Morales, Especialista en Enfermedades Infecciosas y Tropicales.

Asimismo, el especialista y también Médico Asistente del Departamento de Enfermedades Infecciosas y Tropicales del Hospital Regional de Loreto comenta que las personas que siguen un tratamiento inmunosupresor y son vacunadas no necesitan seguir una dieta especial después de ser inoculados.

Además, el médico agrega que las personas que siguen este tratamiento no necesitan abandonarlo para recibir la vacuna contra la COVID-19, pero si el paciente esta por empezar el tratamiento inmunosupresor debería completar su esquema de vacunación dos semanas antes de iniciarlo.