¿Por qué el mero es el pescado preferido para el cebiche?

	El mero a la parrilla acompañado de papas doradas y una sabrosa ensalada de palta, es otra de las presentaciones de este noble pescado submarino. (Foto: USI)

El mero a la parrilla acompañado de papas doradas y una sabrosa ensalada de palta, es otra de las presentaciones de este noble pescado submarino. (Foto: USI)

Síguenos en Facebook



Redacción Peru.com12.11.2018 / 09:09 AM

Hace unos días el Ministerio del Ambiente y la ONG Oceana lanzaron la campaña ‘No quiero esto en mi ceviche’, donde concientizaban a la población a cuidar nuestros mares para que las especies con las que prepara el delicioso cebiche no se vean afectadas por la contaminación y provoquen daños en nuestro organismo.

Una de las especies marinas amenazadas es el mero. Este noble pescado de carne blanca es ideal para la preparación de nuestro plato de bandera, pero en la actualidad se ve afectado por la contaminación de su hábitat y la pesca indiscriminada.

“El mero murique habita en los requeríos del mar norteño, tiene un proceso biológico diferente a otras especies porque su vida sexual empieza tarde, pero su situación actual es crítica por su pesca abundante”, señala Juan Carlos Sueiro, director de pesquería de Oceana.

El especialista afirma que se desconoce mucho de su condición actual, así como su ciclo de reproducción debido a que es un poco complicado llegar a su hábitat, ubicado en las profundidades del mar. 

“Su situación también es crítica porque hay una presión gastronómica alta. A esto se suma la contaminación de las aguas que afecta los roqueríos (lugar donde vive) que lo pueden enfermar y provocar su deceso. Esperemos que esta situación pueda revertirse”, agregó el especialista.

Por este motivo, se recomienda a la población a fijarse bien en  los tamaños del mero que son vendidos en los terminales pesqueros o mercados, pues se ha detectado que inescrupulosos los ofrecen muy jóvenes y sin haber llegado a reproducirse, provocando que haya un bajo número de ejemplares de la especie.

Ante esto, la consultora nutricional Julizza Pezo señaló que el mero es una de las especies marinas que aporta grandes cantidades de hierro a nuestro cuerpo, así como lo hacen el bonito y la cojinova.

“El mero es una gran fuente de hierro para el humano, aparte es rico en proteínas y sobre todo no contiene hormonas como las carnes de pollo o res que se consumen normalmente”, indica la nutricionista.

Una de las cualidades de este gran pez, que puede llegar a pesar más de 50 kilos y medir 1.70 cm de largo, en su etapa adulta, es la cantidad de beneficios nutricionales para los deportistas, pues su carne está llena de fibra.

Sin duda el cebiche es la preparación en la que se puede saborear en todo su esplendor al mero, pero ¿te imaginas probar un ‘cebiche caliente de mero’? De seguro que no, pero esta exquisita preparación está disponible para el placer de los comensales.

El creador de este novedoso plato es Hernán Castañeda, chef ejecutivo de la colección de hoteles Belmond – Perú, donde conquistó los más exigentes paladares con este platillo, que es ofrecido en el restaurante Tragaluz, en Miraflores.

“Es cortado en cubos pequeños, luego es aderezado con ají amarillo y chicha de jora. Después, lo colocamos sobre pancas de choclo y lo llevamos a la parrilla por contados segundos. Esperamos que los brasas hagan su trabajo mientras el mero suelta todo su jugo. Es un sabor especial”, cuenta el chef.

Una vez que está listo, es servido junto a unas tortitas de choclo,** **las cuales son preparadas al estilo norteño. Ellas son las encargadas de darle ese crocante de la cebolla en un cebiche fresco, pero en esta preparación fueron suprimidas.

“El mero se presta para todo tipo de cocción, así que se pueden hacer infinidad de preparaciones”, indica Hernán Castañeda, quien precisa que un ejemplar entero tiene 60% de merma y solo es comestible el 40%, debido a las gruesas escamas que lo protegen.

Así que no dejes pasar esta oportunidad de probar el mero, un pescado rico y desconocido para muchos comensales, quienes podrán saborearlo desde el clásico cebiche fresco, makis, sudado o en cebiche caliente, pero respetando sus tamaños para que pueda reproducirse y evitar que se extinga.