4 errores que las personas suelen cometer al hornear postres

	No cometer los errores de repostería ayudará a que tu postre quede como deseas. (Foto: Instituto Le Cordon Bleu)

No cometer los errores de repostería ayudará a que tu postre quede como deseas. (Foto: Instituto Le Cordon Bleu)

Síguenos en Facebook



Redacción Peru.com19.03.2021 / 13:05 PM

La crisis sanitaria por el coronavirus ha sacado al ‘pastelero escondido’ de las personas, ya que muchos han optado por realizar postres para obtener más ingresos y otros aprovechan los fines de semana para preparar algunos dulces o si se acerca el cumpleaños de alguien hornear el pastel en casa.

Teniendo en cuenta la situación y para que esa torta deleite el paladar de todo aquel que lo pruebe, el chef docente del Instituto Le Cordon Bleu, Daniel Punchin, explica cuáles son los errores más comunes en pastelería que deberás evitar.


✍ Queques hundidos en el centro

Esto sucede por abrir excesivamente el horno antes del tiempo de cocción. También ocurre por el exceso de levaduras químicas como el polvo de hornear y/o bicarbonato de soda, o insuficiente cantidad de harina de acuerdo con la receta, así que verifica bien las medidas.

✍ Cuidado con las equivalencias

Para tener una medida exacta se aconseja trasladar la receta completa a medidas de kilo, libras, onzas, litro, etc. De esa forma evitas tener problemas con las medidas.


✍ Creer que es lo mismo usar bicarbonato que polvo de hornear

Estos productos no tienen la misma función. El polvo de hornear genera alveolos de aire en la mezcla, logrando que esta incremente su volumen. En el caso del bicarbonato de soda, mejora y optimiza la textura del queque, haciéndolo mucho más liviano y menos denso.

✍ Pensar que es lo mismo usar harina preparada que sin preparar

No es lo mismo. La harina preparada suele tener un uso doméstico o de cocina, ya que esta ya incluye polvo de hornear o levaduras químicas, con la finalidad de hacer más sencillo su uso. En pastelería profesional no es usual el uso de este producto, pues el chef domina las cantidades correctas de levaduras químicas de forma manual y al peso.