La bella Korina Rivadeneira deberá tener correa ancha como para seguir tolerando las pícaras pruebas de Esto es Guerra .

En esta oportunidad, Gino tuvo que acercarse a los labios de su contendiente y rosarlos para adivinar con qué los habían untado.

A diferencia de los demás concursantes, él se mostró menos entusiasmado y preocupado por resolver la incógnita. Sus otros compañeros sí se dejaron llevar por sus emociones y coquetearon con este juego.