Luego de los rumores que Jessica Tapia ya estaría repartiendo las tarjetas de invitación para su boda, la periodista sale a desmentirlo y, asegura, que aún está organizando los detalles que faltan para dar el sí.

“No, todavía no estoy repartiendo los partes. Definitivamente, mi círculo más íntimo sabe que tengo proyectos a corto plazo y que estoy como todas las novias ilusionadas tratando de organizarme porque uno no se puede casar de la noche a la mañana”, expresó.

Sobre la fecha de su matrimonio con Steven Dykeman, prefirió mantenerlo en reserva debido al problema que tuvo con un joven psicópata que la acosaba. “Hay mantener la reserva, uno nunca sabe quien se puede aparecer”.

Por otro lado, Tapia quiso aclarar que, por el momento, no se irá a vivir con él. Luego del matrimonio, cada quien seguirá su rutina. “Todavía hay Jessica Tapia para un tiempo más. Lo que quiero decir es que me caso por religioso, y él se va para allá y yo me quedo; cada uno hace su vida, ya más adelante veremos como se dan las cosas”.