Ricky Martin se apoderó de los corazones de los chilenos cantando sus más grandes éxitos, clásicos que nunca pasarán de moda y temas actuales acompañados de músicos y bailarines destacados.

La parte más significativa de su presentación fue cuando el público de la Quinta Vergara pidió que le entregasen las antorchas de plata y oro y las gaviotas de plata y oro, llenando de satisfacción y agradecimiento al cantante puertorriqueño.