Educacion y carrera

Peru.com

Atención: ¿El poder te vuelve odioso? ¿Cuáles serían las razones de este hecho?

Atención ¿El poder te vuelve odioso? ¿Cuáles serían las razones de este hecho?
¿Por qué cambia nuestro carácter con el poder? (Foto: coyunturaeconomica.com)

Síguenos en Facebook



Redacción Peru.com05.11.2013 / 16:03 PM

Lima. Los autores de un estudio dicen que un mecanismo cerebral predeterminado puede causar que perdamos empatía cuando ganamos poder.

Específicamente, en el estudio se mostró que cuando pones a las personas en un estado donde se sienten más poderosas, su sensibilidad en relación con otras personas se reduce, incluida su habilidad para ponerse en los zapatos de otras personas.


Cuando los seres humanos ven a otra persona tomar una manzana o desempeñar cualquier acción, también se imaginan en su situación. A este proceso se le conoce como neuronas espejo y está vinculado con nuestros sentimientos de empatía.

Sukhvinder Obhien y su equipo de la Universidad Wlifrid Laurier de Canadá encontraron que los sentimientos de mayor poderío bloquean nuestras neuronas espejo (y potencialmente nuestra empatía) a través de un mecanismo predeterminado en nuestros cerebros.


Añade que mientras más similar o relevante sea una persona para ti en rasgo o grupo, mayor es la empatía. “En relación con este estudio, puede ser que los líderes simplemente no se ven a sí mismos como similares a los demás”, dice.

El siguiente paso en la investigación de Obhi es si los efectos del poder en las personas pueden o no ser regulados. Pero especula que, si se les puede recordar a las personas su interdependencia con otras personas, sería posible.


Fuente: CNN



Pedro Castillo lidera encuesta sobre Keiko Fujimori para segunda vuelta electoral

Conoce si eres miembros de mesa en las Elecciones 2021

Implicados en 'Vacunagate' podrían ir a la cárcel por 8 años, asegura especialista

Daniel Urresti autorizado para seguir en carrera en Elecciones 2021

Coronavirus en Perú: ¿cómo limpiar las frutas y verduras para no contagiarte?

Ir a portada