Lo mejor de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno Pyeongchang 2018

	La Llama Olímpica fue entregada por dos atletas de las dos Coreas del equipo unificado de hockey femenino a la medallista olímpica surcoreana Kim Yu-na, quien encendió el pebetero. (Foto: EFE)

La Llama Olímpica fue entregada por dos atletas de las dos Coreas del equipo unificado de hockey femenino a la medallista olímpica surcoreana Kim Yu-na, quien encendió el pebetero. (Foto: EFE)

Síguenos en Facebook



La ceremonia de apertura de los JJOO de Invierno de PyeongChang 2018 se llevó a cabo este viernes en el estadio olímpico de este condado surcoreano, marcada por el desfile conjunto de las dos Coreas y la histórica presencia de autoridades norcoreanas.

Con una cuenta atrás y fuegos artificiales, comenzó una ceremonia que presenciaron unas 35.000 personas y en la que las dos Coreas realizarán su primer desfile olímpico conjunto en 12 años bajo la mirada desde tribuna de una delegación del Norte encabezada por el presidente honorífico, Kim Yong-nam, y Kim Yo-jong, hermana del líder norcoreano Kim Jong-un.

La presencia de Corea del Norte en los Juegos responde a los acuerdos logrados en unas conversaciones intercoreanas en enero que marcaron un importante acercamiento tras años de tensas relaciones marcadas por los avances del programa armamentístico del régimen de Kim Jong-un.

En total, 2.925 deportistas de 92 países diferentes tomarán parte en los XXIII Juegos Olímpicos de Invierno, los mayores hasta la fecha y en los que se repartirán 102 oros.

Tras el desfile de las delegaciones, la medallista olímpica surcoreana de patinaje sobre hielo Kim Yu-na encendió el pebetero durante la ceremonia de apertura, marcando así el inicio del evento deportivo.

La Llama Olímpica, que ha pasado de mano en mano durante 101 días, fue entregada por dos atletas de las dos Coreas del equipo unificado de hockey femenino a Kim, que entró en el Estadio Olímpico de PyeongChang patinando sobre hielo.

Con información de EFE

Pyeongchang 2018 – Previa

Corea del Sur albergará, por tercera vez en Asia, unos Juegos olímpicos de invierno a partir del próximo viernes, cuando se inauguren oficialmente los de PyeongChang, tercera sede asiática después de las que albergó Japón en Sapporo (en 1972) y Nagano (en 1998).

Y la política no ha sido ajena a estos Juegos. Corea del Sur y su vecina del Norte ya conviven en la Villa Olímpica de Gangneung.

La de Gangneung, localidad situada a orillas del Mar de Japón y que albergará gran parte de las competiciones de hielo de la XXIII edición de los Juegos de invierno, es, junto a la de PyeongChang, más próxima a los escenarios de las pruebas de nieve y deslizamientos, una de las dos Villas Olímpicas en las que se alojarán la mayoría de los casi 3.000 deportistas de los 92 países participantes en la cita olímpica invernal.

En la Villa de Gangneung, conocida como la ‘ciudad de los pinos’, que será sede del curling, el hockey y el patinaje, de velocidad y artístico, las primeras banderas ya empiezan a engalanar sus balcones. Y entre ellas contrasta, casi al lado de la entrada principal, una gigante del ‘Team Korea’, situada muy cerca de la de Corea del Norte, algo menor en tamaño. En unos Juegos llamados, también, a promover la paz en la región.



Nuevos créditos hipotecarios crecen 17% en primer trimestre

Fiscalía solicita prisión preventiva de 12 meses para Edwin Oviedo

Confirman que la mayor biodiversidad del mundo está en Bolivia

Paolo Guerrero: la estrategia del Flamengo para reunión con FIFA

Capitanes de Francia, Dinamarca y Australia piden que Paolo Guerrero juegue

Ir a portada