El esfuerzo por reducir los riesgos en el trabajo ha sido una constante a partir del siglo XIX, especialmente en los países más desarrollados como la (hoy Rusia).

Es por eso que en plena era de industrialización, la URSS mandó a imprimir varios afiches de cómo prevenir los accidentes en los centros de trabajo.

“Cuidado porque se romperá, no aguantará, caerá, se hundirá, explotará…” son algunas de las frases de los carteles que se pegaban en las paredes de la grandes fábricas soviéticas de principios de 1900.

Así como la URSS, estos afiches se distribuyeron y cambiaron de idioma en países como Estados Unidos, Australia y España.

A pesar de eso y que ya pasó más de un siglo, los accidentes laborales siguen siendo constantes en muchas partes del mundo, especialmente en los subdesarrollados.