Navidad: Las batallas famosas que cesaron por esta fecha (FOTOS)

Una cruz, dejada cerca de Ypres en Bélgica en 1999, para conmemorar el sitio de la tregua de Navidad de 1914. (Foto: De10.com.mx)

Una cruz, dejada cerca de Ypres en Bélgica en 1999, para conmemorar el sitio de la tregua de Navidad de 1914. (Foto: De10.com.mx)

Síguenos en Facebook



A pocos días de celebrarse la Navidad te contamos dos historias de enfrentamientos bélicos que cesaron por algunas horas gracias a esta fecha.

Estas batallas sucedieron en la Primera y Segunda Guerra Mundial, en donde los soldados dejaron a un lado las armas para disfrutar de la Nochebuena.

El primer “milagro de Navidad” tuvo como protagonistas a soldados del Imperio alemán y las tropas británicas estacionadas en el frente occidental en la Navidad de 1914.

La tregua comenzó en la víspera de la Navidad, el 24 de diciembre cuando las tropas alemanas comenzaron a decorar sus trincheras, luego continuaron con su celebración cantando villancicos, específicamente Stille Nacht (Noche de paz). Las tropas británicas respondieron con villancicos en inglés.

Ambos lados continuaron el intercambio gritando saludos de Navidad los unos a los otros. Pronto ya había llamadas a visitas en la tierra de nadie, donde pequeños regalos fueron intercambiados: whisky, cigarrillos, etc.

La artillería en esa región permaneció silenciosa esa noche. La tregua también permitió que los caídos recientes fueran recuperados desde detrás de las líneas y enterrados.

El 26 de diciembre a las ocho y media de la mañana, los capitanes de cada frente dispararon tres veces al aire, lo cual indicó que todos los hombres debían regresar a sus puestos y continuar con su labor.

El segundo “milagro navideño” tuvo lugar en el campo de batalla más sangriento de la historia: Stalingrado. En ella se enfrentaron el ejército nazi contra el ejército soviético entre junio de 1942 y febrero de 1943.

La noche del 24 de diciembre de 1942 los soldados soviéticos estaban desmoralizados pues se les había terminado las municiones y no tenías comida. El intenso frío les carcomía los huesos. Todo era terrible, por ello el alto mando soviético ordenó que se reclutara a los músicos más importantes de la URSS. La idea era regalarles un gran concierto navideño al aire libre.

Así llegaron actores, músicos y bailarinas, y entre estos artistas se encontraba el joven violinista Boris Goldstein, quien dio el mejor concierto de su vida al ver la destrucción de la zona.

La sonido del violín se escuchó en la trinchera alemana y se produjo una tregua de una hora y media. Terminado este concierto todo volvió a la normalidad.

Últimos videos

Misión de la NASA estudia 'terreno' de Marte en el Perú

Papa Francisco recibe una camiseta de selección peruana

Flamengo empató con Avaí sin Guerrero y Trauco en Brasileirao

IGP: 5 sismos de regular intensidad se registraron en el Perú

André Carrillo la sigue rompiendo: armó jugada que terminó en gol del Watford

Ir a portada