Marte: Así sería la terrorífica llegada de un astronauta en fotos

¿Qué encontraría un astronauta de la NASA que quisiera ir al Planeta Rojo? A continuación la respuesta. (Foto: NASA)

¿Qué encontraría un astronauta de la NASA que quisiera ir al Planeta Rojo? A continuación la respuesta. (Foto: NASA)

Síguenos en Facebook



Redacción Peru.com30.09.2015 / 11:34 AM

Se ha descubierto agua en Marte, a partir de unos estrechos canales en los que los restos de sal indican que en ocasiones, el agua del subsuelo sube y resbala por las laderas de algunos cráteres marcianos. Para algunos, eso refuerza el sueño de enviar exploradores o quizás incluso asentarse para conquistar el Sistema Solar. Para otros, es una noticia estupenda que podría ser la antesala de que hay vida en Marte. Sea como sea, ¿qué encontraría un astronauta de la NASA que quisiera ir al Planeta Rojo?

1. Viaje al planeta de los marcianos

Ir a Marte no será precisamente un viaje en primera clase. Para recorrer una distancia cercana a los 79 millones de kilómetros, habrá que viajar unos tres años confinado en una nave espacial y llevarse bien con los otros tripulantes de la misión, cosa ya complicada en una oficina y peor todavía en un laboratorio espacial de alta tecnología.

2. Una ligera… diferencia

Después de un viaje tan incómodo, cualquier astronauta que se precie estaría deseando bajar a estirar las piernas. La primera sensación que tendría al hacerlo sería la de notar una gravedad que es equivalente al 38% de la terrestre. En condiciones terráqueas, esto debería hacerle sentir ligero, pero después de viajar durante años en condiciones de ingravidez, sería como una losa.

3. Un horizonte extraño

En la Tierra, las velas de los barcos desaparecen por el horizonte a medida que se alejan, aunque el cielo esté despejado. Esto ocurre porque el planeta es esférico y la curvatura se percibe a enormes distancias.

En Marte, donde el radio es más o menos la mitad que el terrestre, este horizonte debería percibirse como más cercano y más curvo. En el caso de que hubiera barcos navegando en océanos, las velas tendrían que alejarse mucho menos para ocultarse tras la curvatura.

4. Un clima inhóspito

Árido y frío. Marte no es precisamente un lugar acogedor, al menos a nivel de superficie. Con temperaturas medias en la atmósfera de -63ºC, los astronautas podrían caminar por el suelo marciano siempre con buena protección. Además, el efecto de las estaciones y de los días y las noches, hacen que en Marte haya variaciones de temperatura que van desde los -140ºC a los 30ºC. La ausencia de vegetación o de grandes masas de agua en superficie, provocarían que las fluctuaciones de temperatura fueran repentinas y extremas.

LEETAMBIÉN:NASA explica por qué no se acerca a zonas de Marte que tienen agua

5. Rayos y hombrecillos verdes

Marte no es para tanto, a fin de cuentas también hace frío en Alaska, podría decir un astronauta aventurero. Sin embargo, la tenue atmósfera, en la cual la presión es minúscula y la aridez casi absoluta, sería incapaz de frenar la radiación solar y espacial más dañina.

Rayos ultravioleta, rayos cósmicos galácticos y toda un abanico de radiaciones perjudiciales harían que los humanos se conviertieran en los auténticos hombrecillos verdes de Marte. Sin protección, el tiempo que permanecieran vivos sería un festival de mutaciones para su ADN. El sufrimiento y la desorganización de su genoma les convertirían en criaturas desgraciadas.

6. El volcán más monstruoso del Sistema Solar

Si el frío o la radiación no son suficiente motivo para que los astronautas huyan despavoridos, Marte esconde aún más secretos. Entre sus rocosas laderas y cráteres, más allá de las llanuras polvorientas, Marte es el hogar del mayor volcán que existe en el Sistema Solar: se trata del monstruoso Monte Olimpo, que alcanza una altura de 21.129 metros (frente a los 8,848 metros del Everest).

7. Miedo, pánico y guerra

Si, a pesar de saber todo esto, el astronauta incauto quiere ir Marte, quizás haga caso del aviso que es su nombre. Cuando solo se sabía que las estrellas y la luna brillaban como puntos brillantes en el cielo, la luz rojiza de Marte era como un punto de sangre en el cráneo de la creación. Durante siglos, era fuente de supersticiones, un símbolo de guerra y violencia que le llevó a adquirir el nombre de Marte, el dios romano de la guerra.

Fuente: abc.es





Reserva Nacional Pacaya Samiria: ¿cómo llegar a este bello lugar?

Cueva de las Lechuzas: enigmática gruta en Tingo María que no puedes dejar de visitar

Prepara el rico arroz con pollo con la siguiente receta

Barrio Latino 5: artistas confirmados, precio de entradas, fecha y lugar del festival de reggaetón

"Ciudad Gótica": un bosque de piedra con arquitectura sacada de otro planeta

Ir a portada