Los vecinos que viven cerca al lugar donde ayer ocurrió el incendio en una fábrica de suelas de zapatos y en un almacén de medicamentos del Ministerio de Salud (Minsa), en el distrito de El Agustino, expresaron su malestar por el humo tóxico que sigue emanando de estos locales y que les está afectando la salud.

Una señora, que vive a pocos metros de la fábrica siniestrada se cubría la nariz y pedía ayuda para los vecinos de la zona, sobre todo para los niños, por los diferentes productores que se han quemado y que están afectando los pulmones de las personas.

Frente a esta situación, el neumólogo de Essalud, José Pinedo, aconsejó a las familias que viven por la zona apartarse del lugar y buscar zonas de ventilación y usar pañuelos húmedos “al estilo vaquero”, para evitar que el aire contaminado por el humo ingrese por la nariz y afecte las vías respiratorias.

Dijo que este humo tóxico afecta en extremo las vías respiratorias como la nariz, laringe, tráquea, bronquios y pulmones.

“El humo puede provocar inflamación en las vías respiratorias, y en casos extremos, si este es intenso hasta asfixia. Por eso los vecinos deben alejarse de la zona de humo que todavía persiste y buscar áreas ventiladas. El aire limpio es fundamental”, dijo a la agencia Andina.

El siniestro se inició en la fábrica de plantillas, ubicada en la cuadra 18 de la avenida Independencia, una zona cercana a las avenidas Circunvalación y Ramiro Prialé, además de la Planta de Sedapal. Unos 40 trabajadores de la fábrica fueron evacuados.

Andina

también puedes leer

TAGS RELACIONADOS