Mohammad Musa, de nueve meses de edad, su padre y otros miembros de su familia han sido acusados de intento de asesinato en Pakistán, luego que los familiares del bebé lanzaran piedras contra los funcionarios de una compañía de gas en febrero pasado, informa ‘The Telegraph’.

El bebé se presentó a la audiencia judicial junto a otros 30 acusados, entre ellos su padre, para responder por el ataque hacia un grupo de agentes.

Musa estaba en el regazo de su padre y tomando leche de un biberón durante la sesión. El abogado del menor pidió el pago de una fianza para su libertad al estar detenido por los agentes.

Además, el letrado argumentó que, según el marco legal pakistaní, “todo acto cometido por un menor de 7 años no puede ser considerado delito”.

Dicho esto, el juez Rafaqat Ali Qama, quien tuvo a su cargo la sesión, fijó el pago de una fianza de unos 500 dólares por la libertad del ‘pequeño acusado’.