El diputado brasileño Jair Bolsonaro, defensor de posturas abiertamente homofóbicas, fue blanco severamente criticado por otros legisladores luego de insinuar que la presidenta Dilma Rousseff es homosexual.

“El kit-gay no ha sido sepultado aún. Dilma Rousseff, pare de mentir. Si le gustan los homosexuales, asúmalo”, manifestó Bolsonaro en el plenario.

Agregó que “si su asunto es amor con homosexual, asúmalo, pero no deje que esa cobardía entre a las escuelas primarias”.

El político dio las polémicas declaraciones tras discutir sobre un programa del Ministerio de Educación de ese país dirigido a enseñar a los menores a ser tolerantes con todas las orientaciones sexuales.

El programa llegó a ser conocido como “kit-gay” por grupos evangélicos y conservadores que lo consideraron una forma de promover la homosexualidad en las escuelas.

Ante esto, la bancada del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff, anunció que pediría la destitución del parlamentario, mientras otros legisladores no escatimaron críticas a Bolsonaro, un ex militar miembro del conservador Partido Progresista (PP) de Rio de Janeiro.

Fuente: Publimetro Chile