Corea del Norte es el país más hermético del mundo por ello no sorprende que cuando un equipo de prensa extranjero como RT haya recorrido sus calles nadie supiera dar información sobre su líder, Kim Jong-un.

El dictador norcoreano no aparece en público desde el 3 de setiembre. Nadie sabe por qué razón, aunque medios surcoreanos indican que el motivo podría ser que se ha fracturado los tobillos.

“Ninguna de las personas a las que hemos entrevistado hizo algún tipo de referencia a que hace tiempo no se veía al líder”, subraya Ángela Gallardo, periodista de RT.

Según el diario surcoreano ‘The Chosun Ilbo’, Kim Jong-un fue operado en Pionyang a mediados de septiembre para tratarle unas fracturas de tobillos que sufrió en junio y permanece en la Clínica Bonghwa, un hospital para los miembros de alto rango del partido comunista.

Un funcionario de inteligencia dijo a ese diario que el coche oficial de Kim no ha abandonado Pionyang, por lo que es probable que el líder siga en la capital.

Según esta fuente de ‘The Chosun Ilbo’, Kim podría haberse torcido los tobillos en el transcurso de una agotadora gira por bases militares y fábricas durante la cual llevaba calzado con tacón alto.