El conductor del camión verde del puente de Génova revela cómo salvó de morir

El conductor del camión verde del puente de Génova revela cómo salvó de morir
“Todo tembló. El coche que estaba frente a mí desapareció y pareció envuelto por las nubes. Miré hacia arriba y vi caer la torre del puente”, explica el conductor del camión verde. (Foto: EFE)

Síguenos en Facebook



Redacción Peru.com16.08.2018 / 09:43 AM

El protagonista de las fotos más emblemáticas del desplome del puente Morandi en Génova rompió su silencio, tras haber atravesado el momento más impactante de toda su vida al salvarse de morir mientras manejaba el camión verde de los supermercados Basko.

“Instintivamente, cuando me encontré ante el vacío, puse marcha atrás, como si tratara de escapar de este infierno”, relata el conductor del camión.

“Todo tembló. El coche que estaba frente a mí desapareció y pareció envuelto por las nubes. Miré hacia arriba y vi caer la torre del puente”, explica el conductor al medio italiano Corriere della Seraquien.

Al momento de la tragedia, llovía intensamente, según señala el conductor, originario de Génova y de 37 años. Precisamente, debido a ello, su vehículo no se desplazaba a alta velocidad, lo que le permitió poner su vehículo en retroceso.

“Cuando un automóvil pasó a mi lado, disminuí la velocidad para mantener una cierta distancia de seguridad porque frenar con esta lluvia era imposible, no veíamos mucho”, relata.

El balance provisional del suceso ocurrido el martes es de 39 muertos, entre ellos tres menores de ocho, doce y trece años, según cifras de la Delegación del Gobierno en Génova.

Hay además dieciséis heridos, nueve de ellos graves, por lo que tres han salido del estado de gravedad en las últimas horas.



Invertirán S/ 11 millones para garantizar servicio de saneamiento en Tumbes

Bruce sobre renuncias a PPK: "Es un incidente muy desagradable"

Muñoz sobre comuna limeña: "Donde no hay orden se instala la corrupción"

Ricardo Gareca, el DT bicolor que está invicto contra Ecuador

Hijo de Gustavo Cerati: "Mi padre no era ningún Dios”

Ir a portada