Risoterapia, una divertida alternativa para la salud

Risoterapia, una divertida alternativa para la salud
Una actividad que no hay que olvidar. (Foto: Internet)

Síguenos en Facebook



Redacción Peru.com17.04.2012 / 22:32 PM

México. Científicamente, se ha comprobado que la risa franca, la carcajada, aporta múltiples beneficios: nos rejuvenece, elimina el estrés y las tensiones, disminuye la ansiedad, quita la depresión, elimina el colesterol, nos hace adelgazar, quita dolores, ahuyenta el insomnio, ayuda contra los problemas cardiovasculares, respiratorios y cualquier enfermedad. Nos aporta aceptación, comprensión, alegría, relajación, abre nuestros sentidos y nos ayuda a transformar nuestros pautas mentales.

Recientes estudios sobre la capacidad de las carcajadas para combatir todo tipo de enfermedades, indican que mientras reímos liberamos gran cantidad de endorfinas, responsables en gran parte de la sensación de bienestar.

Se utiliza la risa con la finalidad de eliminar bloqueos emocionales, físicos, mentales, sexuales, sanar nuestra infancia, como proceso de crecimiento personal.

Se crea un espacio para estar con uno mismo, vivir el aquí y ahora, estar en el presente, ya que cuando reímos es imposible pensar, nos ayuda a descubrir nuestros dones, abrirnos horizontes, vencer los miedos, llenarnos de luz, de fuerza, de ilusión, de sentido del humor, de gozo y aprender a vivir una vida positiva, intensa, sincera y total, como los niños.

Después de una sesión de dos horas, es inevitable sentirse pleno, amoroso, tierno, alegre, vital, energético y un sinfín de sentimientos positivos. Parece mentira cómo un método tan sencillo como es la risa puede aportarnos tanto: la risa es magia, es alquimia, es la mejor medicina.

Fuente: Salud 180



IX Salón del Cacao y Chocolate generará ventas por US$110 millones

Vraem: FFAA reporta enfrentamiento con presuntos terroristas

Duberlí Rodríguez renuncia al cargo de presidente del PJ

Christian Cueva fue presentado en el Krasnodar de Rusia

Paolo Guerrero y la reacción de un niño cuando le firmó su camiseta

Ir a portada