Daños en Lima tras terremoto de 1970

Daños en Lima tras terremoto de 1970El terremoto del 31 de mayo de 1970 fue el más violento que sufrió el Perú en toda su historia (Archivo Histórico El Comercio)

La tarde del 31 de mayo de 1970 se escribió una de las páginas más tristes en la historia del Perú. A las 3:23 pm, un fuerte terremoto de 7,8 grados se sintió en toda la costa peruana y en la sierra del departamento de Áncash y del norte del país.

El trágico saldo del violento sismo fue de cerca de 80.000 fallecidos, 143.000 heridos y aproximadamente 20.000 desaparecidos. El epicentro del terremoto se localizó en el océano Pacífico, frente a las costas de Chimbote y Casma.

Debido a la magnitud del evento este alcanzó una intensidad de hasta X y XI grados en la escala de Mercalli en Chimbote y Casma. El episodio más terrorífico, sin embargo, ocurrió después del sismo. Y es que producto del movimiento telúrico, un enorme bloque de hielo y rocas del pico norte del nevado Huascarán se desprendió y provocó un alud que tapó por completo Yungay y Ranrahírca. Solo en esos lugares – y alrededores – murieron 26.000 ciudadanos.

Debido a que el epicentro del terremoto se registró en la costa, Lima, la capital de la República, se vio seriamente afectada. Casas destruidas, paredes colapsadas y grietas en el piso fueron solo algunos de los daños que provocó el temblor en la ciudad.

Mucha gente resultó herida y hubo también varios fallecidos. Tras este violento terremoto, el Gobierno de turno, en el año 1972, creó el Instituto Nacional de Defensa Civil, que organiza a la población para actuar en casos de sismo y/o desastres naturales.

Siempre es recomendable estar preparados en caso ocurra un sismo de esta naturaleza.