Niños que estiran con frecuencia las articulaciones sufrirían de hiperlaxitud

Niños que estiran con frecuencia las articulaciones sufrirían de hiperlaxitud
Tu hijo podría estar sufriendo de hiperlaxitud, causante de de tendinitis, con alta probabilidad de padecer esguinces, lumbalgias, escoliosis, etc. (Foto: GettyImages)

Síguenos en Facebook



Si un niño se agota físicamente con las tareas del colegio o estira sus articulaciones con mucha facilidad en las actividades físicas podría estar sufriendo del síndrome de hiperlaxitud, que es causante de tendinitis, con alta probabilidad de padecer esguinces, lumbalgias, escoliosis, pie plano, artrosis de rodilla y várices.

Edgar Manrique, tecnólogo médico del área de Terapia Física y Rehabilitación del Hospital de Emergencias Grau de EsSalud, dijo que este síndrome se debe al aumento exagerado de la movilidad de las articulaciones.

“Las personas que padecen este trastorno se caracterizan por tener más elasticidad que el resto. En su mayoría se dan en los niños menores de cinco años, quienes tienen mucha facilidad de movimiento, suelen ser muy elásticos y el estiramiento de sus articulaciones va más allá de lo normal”, dijo.

Este síndrome se presenta con mayor frecuencia en mujeres que en hombres, con una diferencia de entre un 5 a un 15 %. En general, los síntomas aumentan conforme avanza la edad, aunque la pérdida de laxitud de las articulaciones con los años también es otro factor.

El síndrome de hiperlaxitud es una alteración del tejido conectivo (existencia de más elastina que colágeno) que cubre los tendones y ligamentos, provocando fibras más delgadas con menor rigidez, fragilidad y como consecuencia posibles lesiones músculo esqueléticos.

“Esto significa que mantener una postura o posición y mover el cuerpo requiere mucho más esfuerzo para un niño con articulaciones hiperlaxas”, anotó el especialista,

Manrque exhortó a padres de familia a estar atento si su hijo está encorvado y cargado de hombros al pararse. También si tiene las rodillas dobladas hacia atrás.

“El niño se sienta con una postura encorvada y con frecuencia se apoya en los brazos, esto hace que sentarse y escribir en un escritorio sea difícil para el niño”, explicó.

También dijo que la escritura a mano puede ser cansadora y difícil “porque la laxitud de los ligamentos de las manos y la debilidad en los músculos de las manos y los hombros hace difícil sostener y mover el lápiz”.

El Hospital de Emergencias Grau de EsSalud atiende un promedio de 12 a 15 niños con síndrome de hiperlaxitud cada mes. Allí se les les realiza una evaluación cuidadosa del rango de movimiento, fuerza muscular, coordinación y resistencia.

A los pacientes se les brinda tratamiento con fisioterapia para fortalecer el sistema muscular, aumento de la fuerza y de la resistencia muscular, todo ello para que el niño participe en actividades diarias, de esparcimiento, deportivas y escolares.

Fuente: Andina