• | 3718 visitas

Para no perder tiempo: Los hombres que jamás se casarán

Casamiento: la palabra que algunos hombres detestan. Existen hombres que no tienen planeado formalizar nunca y aquí te decimos por qué.

pinteres Para no perder tiempo: Los hombres que jamás se casarán
  • Los hombres que jamás se casarán. (Foto: Warner)

Lima. En épocas en las que la institución del matrimonio está en decadencia, encontrar a un hombre que te ayude a cumplir el sueño de ponerte el vestido blanco y dar el sí en el altar es cada vez más difícil.

Pero para que no pierdas el tiempo te presentamos a los tipos de hombres que nunca, jamás, van a casarse.

El narcisista es uno de ellos. Solo se pueden comprometer con una persona: ellos mismos. No gastes pólvora en gallinazo. Tienen tiempo para mejorar su imagen o halagarse a sí mismo pero nunca lo tendrán para ti. Salvo que seas un espejo.

El inmaduro o eterno adolescente. Un hombre grande que sigue viendo dibujos animados nunca va a querer establecer un compromiso. Es demasiada presión para ellos.

El que está tapado de proyectos tampoco se va a casar en su vida. Es que todas las metas que tiene van a estar por delante de todo: viajes, trabajo, el auto, la casa… Quieren hacer muchas cosas antes de casarse y tener un hijo. Si tu novio es así, anda pensando en no pasar por el altar jamás.

El tacaño. Hay hombres que consideran que una boda es entrar en demasiados gastos: la fiesta, la comida, la iglesia, la luna de miel, el anillo, el vestido… Les parece un desperdicio de plata. Estos especímenes le dan prioridad al dinero antes que al amor.

El rock star tampoco pasará nunca por el registro civil para poner la firma. No solo los músicos, los futbolistas, los actores, los famosos sienten que tienen mucho que perder si se comprometen con una sola mujer.

El workaholic tiene demasiado con las tareas de la oficina, pensar ideas para mejorar las utilidades de la empresa, buscar alternativas para ganar más plata… Demasiado como para pensar en un compromiso. Es más, están tan pendientes y tan concentrados en su vida profesional que casi ni miran a las mujeres.

Por último está el hombre herido. Ese que sufrió por una mujer en el pasado y no lo puede superar. En este caso van a esquivar al compromiso por miedo a volver a sufrir, no se animan a jugársela por ninguna mujer.

COMENTAR
ESCRIBE TU COMENTARIO