Peru.com

Vida Sana

peru.com Estilo de Vida Vida Sana Sabías que, ¿tu cerebro responde según lo que comes?

Sabías que, ¿tu cerebro responde según lo que comes?

¿No lo sabías?, entérate aquí cómo “saltarte” el desayuno o ingerir a diario comida “chatarra” puede afectar su funcionamiento y alterar tu salud .

pinteres Sabías que, ¿tu cerebro responde según lo que comes?
  • Todo lo que comes altera el funcionamiento de tu cerebro. (Foto: Atvsurciencia.com)

México D.F. Una alimentación carente de nutrientes esenciales o una dieta con ingredientes de baja calidad (como en las dietas “fast food”), tendrá necesariamente consecuencias en la función cerebral y en el comportamiento.

¿Has observado que cuando tienes hambre te sientes irritable, decaído o con dolor de cabeza? Y después de una comida abundante te sientes relajado, a veces tan relajado que incluso sientes sueño o una profunda flojera.

De la misma forma, si estás somnoliento, una taza de café o un bocadillo ligero puede ponerte más alerta. Sin duda alguna, tu cerebro reacciona en base a lo que lo nutre.

Tan solo en estado de reposo, nuestro cerebro requiere entre 20% y 30% de la energía que consumimos en forma de alimentos. El simple hecho de “saltarse” el desayuno, ya implica un severo daño a las funciones del sistema nervioso y al cerebro.

En los niños en etapas escolares que no toman desayuno antes de las clases se
observan importantes descensos en las funciones verbales, la habilidad y rapidez para resolver problemas y la motivación para realizar actividades físicas.

Durante los primeros dos años de vida, el cerebro humano duplica prácticamente su tamaño. Y para la etapa de los 10 años de edad, la conexiones neuronales llegan incluso a superar las de un adulto.

Pero para los jóvenes y adultos no es muy diferente: El cerebro necesita una cantidad importante de agua simple diaria para funcionar adecuadamente (al menos 2 litros diarios).

Estudios científicos demuestran que la combinación de pobreza nutricional con estrés emocional y a veces factores hereditarios, propician mayor incidencia de desórdenes de conducta como violencia, hiperactividad, depresión, migrañas, ansiedad o pérdida de la memoria.

Fuente: Actitudfem.com

0