Peru.com

Cultura

peru.com Estilo de Vida Cultura Dibujante cómic llena el Museo Louvre de fantasmas
  • | 344 visitas

Dibujante cómic llena el Museo Louvre de fantasmas

El dibujante de cómic Enki Bilal pasó a la historia como el primer artista del género en colocar una exposición de este tipo en el Museo Louvre.

pinteres Dibujante cómic llena el Museo Louvre de fantasmas
  • Enki Bilal tiene también el récord de ser el más cotizado en subastas. (Foto: Difusión)

EFE. El dibujante de cómic francés de origen yugoslavo Enki Bilal se ha convertido en el primer artista de cómic en llevar su trabajo al Museo del Louvre con una muestra concebida para la ocasión que salpica con fantasmas los lienzos y rincones de una de las pinacotecas más visitada del mundo.

La exposición “Los fantasmas del Louvre”, que podrá visitarse hasta el próximo 18 de marzo, reúne una síntesis de 23 obras que mezclan fotografía y pintura firmadas por el autor de “Trilogía Nikopol” y recogidas en la sala de las Siete Chimeneas, otrora alcoba del rey Luis XIV.

Se trata de una pequeña selección sobre un total de 400 fotografías originales de obras emblemáticas del museo tomadas por Bilal (Belgrado, 1951) desde ángulos insólitos y con la pinacoteca vacía, sin ninguno de los cerca de 9 millones de visitantes que recorren cada año sus laberínticas salas y pasillos.

El creador imprimió sus 23 instantáneas en lienzos de 50 X 60 centímetros sobre los que insertó el semblante de sus fantasmas, trabajando directamente sobre la tela con acrílico y pastel.

Esa original intervención le ha permitido a Bilal acompañar con rostros etéreos de personajes fallecidos obras como la “Victoria de Samotracia”, el goyesco “Retrato de la condesa del Carpio” o el “Código de Hammurabi”, entre otros.

“Detrás de cada obra hay muchos muertos”, comenta el dibujante, quien recuerda esa leyenda de que las muertes violentas generan fantasmas que imprimen en las estancias “el recuerdo y la forma del cuerpo”, explicó el dibujante durante la presentación de la exposición.

Del óleo del Greco “San Luis, rey de Francia” emerge la torturada efigie de tonos azulados de Analia Avellaneda, un personaje de padre desconocido y madre pobre que nació en Toledo en 1559, trabó amistad con el pintor y falleció en el incendio de su taller en circunstancias algo confusas. Una ficción de Bilal.

El emblema del museo e icono del arte universal, la “Mona Lisa”, de Leonardo da Vinci, lleva aparejado el fantasma del frustrado pintor Antonio Di Aquila, otro de esos personajes de trágico destino y ficticia biografía inventados por Bilal y documentados detalladamente, hasta hacerlos casi reales.

“Cuando veo que algunos creen que he ido a rebuscar entre los archivos para encontrar personajes que existieron realmente, me digo que me ha salido bien”, reconoció el artista.

El Louvre, como todos los museos del mundo, es para Bilal un lugar en el que predomina la muerte y en el que uno tiene la sensación de recorrer pasillos por los que también vagan otras almas, “como si se respirasen fantasmas”.

“Las obras han sobrevivido al tiempo. Son vestigios vinculados al pasado”, resumió el francés.

La exposición supone el mayor reconocimiento ofrecido hasta ahora a un artista que ya en 1987 recibió el premio del Festival de Angulema y que hace tiempo combina el tebeo y la ilustración con la escritura de guiones o la dirección cinematográfica.

Bilal, que llegó a París en los años sesenta, dirigió su primer largo en 1989, “Bunker Palace Hotel”, cinta en la que trabajan Jean-Louis Trintignant y Carole Bouquet.

Después llegó “Tykho moon” (1997), una cinta de culto en Japón, y más tarde o “Immortel: ad vitam” (2004), basada en su obra “El Carnaval de Inmortales” y rodada íntegramente en un plató digital.

Además, el versátil creador ostenta el récord de ser el autor de cómic vivo por el que más se ha pagado en una subasta, después de que en 2007 se adjudicara en París su “Bleu Sang (Eux)” por 176.900 euros (unos 234.000 dólares).

A pesar de tanta recompensa, Bilal no se resigna a disfrutar de la gloria pasada, sino que coloca sus esperanzas artísticas en el futuro.

“No me digo: estoy en el Louvre, ya está, logrado. La consagración supone terminar. Y yo no quiero parar. Tengo ganas de mantener mi libertad y de hacer lo que necesite hacer”, resumió el primer dibujante de cómic en sintetizar en el Louvre 4.000 años de creación en 23 lienzos fantasmagóricos.

COMENTAR
ESCRIBE TU COMENTARIO
VER COMENTARIOS