Chistes

Siguiente Siguiente

Chiste: El sacolargo

Un compadre visita a otro compadre y le dice:
Compadre, que pena, no puedo creer que no tengas los pantalones para mandar en tu casa.
A lo cual el otro contesta:
Sí, es verdad compadre.
Mira, en mi casa mando yo, y cuando digo, tengo hambre, me sirven de comer y cuando digo, tráiganme el agua caliente, me la traen de inmediato.
A lo cual el compadre le pregunta:
Oiga compadre, y para qué quiere agua caliente?
Y responde el compadre:
Ay compadre, no me diga que usted lava los platos con agua fría.


Si te interesó lo que acabas de leer, te invitamos a seguirnos en Facebook, Twitter y Google+

TAGS:

Tu Reacción

¡Inicia sesión o Regístrate y compártenos tu opinión!

Conoce el nuevo Audi A4 que te llevará a otra dimensión

Conoce el nuevo Audi A4 que te llevará a otra dimensión

Ver más...