SiguienteAnterior

Chiste: El sacolargo

Chiste: El sacolargo

Síguenos en Facebook



Un compadre visita a otro compadre y le dice:
Compadre, que pena, no puedo creer que no tengas los pantalones para mandar en tu casa.
A lo cual el otro contesta:
Sí, es verdad compadre.
Mira, en mi casa mando yo, y cuando digo, tengo hambre, me sirven de comer y cuando digo, tráiganme el agua caliente, me la traen de inmediato.
A lo cual el compadre le pregunta:
Oiga compadre, y para qué quiere agua caliente?
Y responde el compadre:
Ay compadre, no me diga que usted lava los platos con agua fría.

TAGS:

Últimos videos

Café de Puno es elegido en EEUU como el mejor del mundo

San Lorenzo venció 2-1 a la Católica por Libertadores

Declaran Patrimonio Cultural a la Festividad del Señor de Muruhuay

¿Peligrosos virus en el Perú? INS se pronuncia sobre el tema

Star Wars: adelantan fecha de estreno del Episodio IX

Frank Sinatra, el hombre que amaba a las mujeres

Ir a portada