Irán: histórica presencia de mujeres en el estadio

Irán: histórica presencia de mujeres en el estadio
Las mujeres iraníes ya comienzan a hacerse presentes en los estadios (Foto: Internet)

Síguenos en Facebook



Tras años siendo espacios vetados para las mujeres, los estadios iraníes empiezan a abrirse a las aficionadas pero con bastantes limitaciones, en medio del tira y afloja entre los sectores aperturistas y conservadores del país.

Unas 300 mujeres pudieron presenciar cada uno de los tres partidos de la Liga Mundial de Voleibol 2017 celebrada esta última semana en el estadio cubierto Azadi de Teherán, que cuenta con una capacidad de 12.000 espectadores.

Durante el primer encuentro, el pasado viernes, entre los equipos de Irán y Bélgica, circularon en las redes sociales fotografías de un grupo de mujeres animando al equipo masculino.

Sin embargo, ni la televisión estatal las mostró durante su retransmisión en directo ni los medios iraníes se hicieron eco de la noticia. Quizá, para no levantar polémica, pese a que el acceso no fue libre para las féminas.

Los más conservadores de la República Islámica se oponen a la presencia de las mujeres en los estadios. Algunos lo consideran incluso pecado y otros alegan que el ambiente a veces violento y plagado de lenguaje soez no es apropiado para ellas.

Parece que la insistencia del Gobierno moderado de Hasan Rohaní está ganando poco a poco la batalla al campo rival, ayudados sin duda por la decisión de la Federación Internacional de Voleibol (FIVB) de no conceder a Irán la organización de ningún evento mientras estuviera vigente la prohibición a las mujeres.

Una de las afortunadas fue la diputada Tayebe Siavoshí, invitada junto a otras parlamentarias, familiares de deportistas y periodistas al partido en el que Irán venció a Bélgica 3-2.

“Fue nuestro primer paso y creo que fue exitoso, aunque nuestro objetivo lógicamente es que se abra completamente a las mujeres”, dijo a Efe Siavoshí.

La diputada, que describió el ambiente en el estadio como “sano y alegre”, aseguró que el Ministerio de Deporte trabaja para que poco a poco el acceso de las mujeres sea totalmente libre.

Unos avances considerados insuficientes por el grupo de activistas “Let Iranian women enter their stadiums”, que denunció en las redes sociales que finalmente no se vendieron entradas a las mujeres como se había prometido.

Para este grupo, se trató sólo “una presencia decorativa en el estadio” para intentar mostrar que no hay restricciones y permitir a Irán acoger estos encuentros internacionales.

Al respecto, Siavoshí insistió en que aunque la mayoría de las 300 mujeres que asistieron a cada partido estaban invitadas, sí se vendieron cerca de un centenar de entradas.

Sorprendentemente no hubo reacciones oficiales negativas a la entrada de las mujeres a estos partidos, pero, como lamentó la diputada, “el mayor ataque vino por parte de las feministas”.

En 2016, organismos como Human Rights Watch pidieron a las autoridades iraníes abolir la prohibición y acabar con la discriminación a las mujeres en los estadios.

Desde hace un año se ha permitido en algunos partidos la presencia de representantes del sexo femenino, pero siempre muy figurativa, inferior al medio centenar, y por invitación.

La prohibición a las mujeres para asistir a los partidos de fútbol de los equipos masculinos viene de lejos, mientras que la relacionada con el voleibol data de 2012.

Esta medida generó protestas y llevó en 2014 a la detención de la activista irano-británica Ghoncheh Ghavami, posteriormente liberada sin cargos, por intentar presenciar un partido.

La mayoría de las aficionadas nunca ha asistido a un estadio, como es el caso de la profesora Jatun, que lleva jugando al voleibol más de dos décadas y considera estas limitaciones “muy negativas”.

“A las mujeres nos gustaría ir a los estadios en vez de ver el partido por la televisión, pero desafortunadamente no podemos. Espero que en un futuro se levante completamente la prohibición”, señaló a Efe Jatun.

Siavoshí pide paciencia: “No queremos hacer ningún movimiento revolucionario y, considerando la situación, tenemos que avanzar paso por paso y con tranquilidad”, subrayó.

La primera meta son los deportes como el baloncesto o el voleibol que se juegan en salas cerradas, que ya cuentan con baños para hombres y mujeres y puertas de entrada separadas que facilitan la normativa islámica de segregación de sexos en espacios públicos.

Para los partidos de fútbol masculino en los grandes estadios abiertos de Irán, habrá que esperar.

EFE

TAGS:

Últimos videos

Minsa lanza telemamografía para prevenir cáncer de mama a distancia

Con Ruidíaz y Polo, Morelia empató 0-0 ante Monterrey por la Liga MX

Game of Thrones: Melisandre reaparece en este nuevo tráiler de Stormborn

¿Por qué es vital que un niño tenga buenos hábitos alimenticios?

Mistura 2017: esta será la nueva sede de la feria gastronómica

Ir a portada