Peru.com

Nacionales

peru.com Actualidad Nacionales Camarada 'Alipio' fue quien dirigió ataque a helicópteros de Camisea en Cusco
  • | 481 visitas

Camarada 'Alipio' fue quien dirigió ataque a helicópteros de Camisea en Cusco

Fotos dejan al descubierto al cabecilla dirigiendo la incursión en un campamento de trabajadores que se dedican al mantenimiento del gasoducto.

pinteres Camarada 'Alipio' fue quien dirigió ataque a helicópteros de Camisea en Cusco
  • Fotografías de un diario local mostraron a los autores del ataque contra TgP. (Foto: Diario La República)

Cusco. Según el diario ‘La República’, el Nº 2 de Sendero Luminoso en el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro se ha trasladado a la selva cusqueña para incrementar las acciones de sabotaje al transporte de gas de Camisea. Antes se creía que era Martín Quispe Palomino, el camarada ‘Gabriel’.

La identidad de Alipio es Orlando Borda Casafranca y es paisano de Víctor Quispe Palomino, camarada ‘José’, líder de Sendero en el VRAEM. Nació el 11 de enero de 1967, en San José de Secce, provincia de Huanta, Ayacucho.

El 6 de junio de este año, una columna de 15 terroristas irrumpió en el helipuerto de Pomoreni, a 20 kilómetros de Kepashiato, donde aterrizan y despegan las aeronaves de las compañías que prestan servicios a los trabajadores de la empresa Transportadora de Gas del Perú.

Los narcoterroristas retuvieron a 18 trabajadores y pintarrajearon un helicóptero Bell 212 con consignas alusivas a la organización, a la que denominan Partido Comunista del Perú-Militarizado (PCP-M). El camarada ‘Alipio’ dirigió un discurso proselitista para justificar la incursión a Pomoreni.

El problema no es con ustedes. Les vamos a respetar la vida. El problema es con la empresa de Camisea que no cumple con lo tratado”, dijo el cabecilla, aludiendo al supuesto compromiso de TgP de pagar “cupos de guerra” a los terroristas.

Terminada su alocución, ‘Alipio’ entregó a uno de los pilotos un “pliego de reclamos”, en el que demandan a las compañías operadoras de Camisea que cumplan con pagar “lo prometido”. Tras ello, provisto de una cámara fotográfica, tomó imágenes de los trabajadores plagiados y del helicóptero.

Ese mismo helicóptero fue destruido con explosivos junto a otras dos aeronaves, el último sábado en el aeródromo de Kiteni. Había otros dos terroristas que también fotografiaron las incidencias de la incursión, que estaban provistos de fusiles Galil y Kalashnikov, así como de radios portátiles.

0